Experiencias de Voluntariado


Nuestra estancia un pueblo rural de Senegal

Autor/a
CC ONG Ayuda al Desarrollo
País
Senegal

Es una experiencia de CC ONG Ayuda al Desarrollo

Somos Angie y María, madre e hija, maestra jubilada y funcionaria totalmente ajena al sector educativo. Nos encanta hacer cosas juntas y disfrutar de experiencias nuevas que nos llenan y nos cambian.

Cuando vas a Senegal deberías cambiar un poco los ojos con los que miras. La perspectiva es diferente. Lo que aquí parece válido y lógico allí puede no serlo tanto. Por eso abrirse y estar dispuesto a mirar desde una óptica distinta puede ser fundamental.

NDOHK
En Ndohk todo es diferente. Apacible, cálido, lleno de luz natural y alguna traída con las placas solares que tanto ayudan y quieren las familias del poblado. Puede ser totalmente silencioso con la sensación de estar aislado del mundo, pero también musical y divertido cuando tienes el placer de acudir a una celebración religiosa. Para nosotras, Ndohk y Senegal en su conjunto, suponen un ejemplo de convivencia entre etnias y religiones. Es difícil diferenciar, al menos al ojo inexperto como el nuestro, si la celebración es musulmana o cristiana, siempre empapada de tintes tradicionales. Pero la convivencia no se da solo a ese nivel.
En cuanto a las clases y actividades con los niños diremos que llegamos en un momento especial. Las clases estaban cerradas por las vacaciones que giran en torno a la fiesta de independencia del 4 de abril. Por eso nos dedicamos a jugar y realizar otras actividades extraescolares dentro y fuera de las aulas, organizar algún partido con los escasos recursos de los que se dispone y sobre todo cantar mucho.
Los recursos didácticos, los medios materiales de los que se dispone para impartir las clases, las propias aulas en sí, parece que imposibilitan o al menos dificultan cualquier tipo de aprendizaje. Sin apenas cuadernos o libros los profesores se ven obligados a impartir clases a decenas de niños de distintas edades que se mezclan entren sí. Sin embargo los niños aprenden. Resulta admirable como logran aprender y gratificante ver que muchos de los niños de Ndohk que después se convierten en adolescentes acaban yendo a la Universidad.

¿POR QUÉ NDOKH?
La naturaleza, allí, es maravillosa. El cielo, por la noche, es sin duda más estrellado y la posición de la luna indican que te encuentras en un punto diferente de la tierra. Todo brilla más allá. El aire que respiras es limpio, aunque cálido por la tarde. No obstante, el calor se hacer soportable aunque al principio cause fatiga. Una mirada al horizonte da una visión casi abstracta de la vegetación, con los baobabs dibujando su esqueleto que se recorta contra el cielo que permite desplegar sus ramas en una extraña armonía. Las sombras de estilizadas mujeres que muestran su extraordinaria y natural belleza, recorren los caminos que serpentean entre pozos y huertas y aldeas. Escuchas el ir y venir de las carretas tiradas por pequeños burros y los niños que corren persiguiéndose o persiguiendo a algún animal. El canto del gallo, alguna cabrita y después silencio y paz. Muchas noches música y palmas que no sólo no te impiden dormir si no que a veces te ayudan a ello. Puedes ser muy feliz en Ndohk, nosotras lo fuimos y una parte de todo esto siempre estará en nuestros corazones. Si alguna vez vas, has ido o vuelves, disfruta y si, puedes, comparte como nosotras tus impresiones.

Consejos para voluntarios:
1º. El francés ayuda, pero no es imprescindible. Mucha de la gente en el poblado no habla francés tampoco y los niños quieren aprender otro idioma.
2º. Marcarse unas pautas de cómo quieres actuar ante determinadas situaciones pero sin encorsetarese a ellas.
3º. Prepararse para afrontar conflictos morales o éticos ¿qué debo hacer? ¿cómo puedo ayudar con mis recursos limitados?
4º. Ser remilgado y escrupuloso no te facilita el camino. Hay que decir que el calor, la escasez de agua, la convivencia cercana con los animales, la falta de comodidades habituales en nuestros hogares es mucho más llevadera de lo que en principio uno se pudiese imaginar.

Angie y María.

Conoce todas las ofertas de CCONG Ayuda al Desarrollo, la organización con la que viajaron Angie y María, en este enlace.

 


 

Comentarios de esta experiencia:

 
 

OPORTUNIDADES

PUBLICIDAD

 

 

Con el apoyo de: 

 

 

Visita hacesfalta.org empleo