Experiencias de Voluntariado


Conocer otro mundo

Autor/a
Asociación ONGVoluntariado
País
Tanzania

Es una experiencia de Asociación ONGVoluntariado

Carla: "Como cualquier experiencia nueva, todo empieza con dudas, miedo, inseguridad, pero ningún sentimiento que supere las ganas de vivir una aventura de este tipo, y más siendo el primer gran viaje de mi vida. La suerte, además, sabiendo que lo haría con dos grandes personas que la vida puso en mi camino y que estaban destinadas a acompañarme, como yo a ellas. Una vez realizadas las entrevistas con el equipo de ONGVoluntariado, que nos ofreció un trato súper cercano y nos acompañó y nos orientó en todo momento respondiendo a nuestras preguntas e inquietudes, comenzó nuestro viaje.

Salí de Barcelona sin expectativas, sin pensar en qué o a quien me iba a encontrar allí, eran 3 semanas de dejar la mente en blanco y aprender a vivir en una realidad nueva y muy diferente. Gracias al contacto directo que tuvimos días antes con los voluntarios que nos encontraríamos al llegar íbamos más tranquilas. Fue una gran odisea la llegada a Tanzania, algún que otro vuelo con retraso y alguna maleta que decidió ir por libre y quedarse en el camino, pero nada que no pudiésemos solucionar a los pocos días.

Pero al fin llegó el momento en el que nos subimos en el tuk-tuk que nos llevaría a nuestra casa durante esos días de verano. Y es aquí, justo aquí, donde no quedan palabras para explicar lo increíble que fue la llegada y el recibimiento. Los niños y niñas, sus sonrisas, sus abrazos, sus canciones, los padres y responsables del proyecto atentos en todo momento de nosotras, y los dos maravillosos voluntarios que se convirtieron ese mismo día en personas a las que quiero mantener cerca para siempre…

Sale el sol temprano, te levantas y vives. Vas a la escuela, cocinas, cantas, ríes, lloras si es necesario, das de comer a las gallinas, lavas la ropa y los platos, bailas, vas a buscar agua para llenar el bidón, paseas por el pueblo, vas al mercado, conoces a la gente y dejas que te conozcan. Sin reloj, sin prisa. Y llega la noche. Para mi el momento más mágico, porque todos han vuelto del cole y preparáis la cena, con la radio y sus temazos tanzanos de fondo, cenamos juntos, un buen rato largo de juegos, bailes y risas y muchísimos besos y abrazos de buenas noches para todos. Y sintiéndote desde el primer momento más en casa que nunca. Y ya no hay miedos, ni incertidumbre, y te das cuenta de que podrías no haber recuperado el equipaje con todo lo que llevabas y seguro que conseguirías no echarlo en falta, por que todo lo que necesitas ya lo tienes.

Y a pesar de que no hablas el mismo idioma (que no resulta nada complicado aprender muchas palabras en poco tiempo, al igual que ellos ya saben muchas palabras del nuestro), no importa, porque lo que compartes es muchísimo más que todo lo que puedas decir.

Nunca pensé que fuese allí a aportar nada, siempre he tenido claro que me iba a llevar muchísimo más de lo que yo pudiera ofrecer y no me he equivocado. Una vez allí ayudas y colaboras de la mejor forma que puedes y sabes, sin cambiar su realidad, sino respetándola y viendo qué puede ser útil o necesario y pueda contribuir de la mejor forma al avance y mejora del proyecto. Y esperando que durante muchísimo tiempo más se siga dando respuesta a esos peques, de la forma más adecuada que exista, tanto por parte de los “padres” del proyecto, como la mínima colaboración que podamos ofrecer desde aquí.

A mis compañerxs de viaje, que hicieron, si cabe, todavía más especial esta experiencia y con quienes volvería allí sin dudarlo un segundo: Reyes, Joan, Naiara, Rafa, Anna y Clara. Y a todos los peques, por darnos el amor y cariño más bonito que he sentido"

Comentarios de esta experiencia:

 
 

OPORTUNIDADES

Visita hacesfalta.org empleo

PUBLICIDAD

 

 

Con el apoyo de: