Blog / Noticias


¿Es bueno para la salud?

26/01/2017

voluntariado_salud

 La mayoría de las personas a quienes se les pregunta por su experiencia de voluntariado coinciden en una respuesta: “he recibido más de lo que he dado”.


¿Es verdad que el voluntariado contribuye a la felicidad?


Enumeramos algunos de los posibles efectos positivos del voluntariado en el bienestar físico y mental:



  •  1.- El voluntario se siente útil


La persona siente que las tareas que le han sido asignadas sirven para mejorar la vida de una persona, un colectivo o una situación.



  • 2.- El voluntario gana en autoestima


La sensación de hacer algo positivo por los demás contribuye a la autoestima del voluntario, quien no solo se siente bien por lo que hace sino que, además, es consciente de las habilidades que adquiere gracias a su experiencia como voluntario.



  • 3.- El voluntario desconecta


La actividad en la que se sumerge el voluntario le facilita la desconexión de su rutina y sus problemas personales.



[Foto:Jcomp - Freepik.com]



  • 4.- El voluntario conoce gente


Participar en actividades de voluntariado es positivo para el mantenimiento de relaciones personales o para la adquisición de nuevos vínculos.


Es favorable para la integración social y reduce la sensación de soledad y de aislamiento.



  • 5.- El voluntario toma perspectiva


A menudo la actividad voluntaria sirve a la persona que la pone en práctica para relativizar sus problemas y tomar conciencia de otras realidades.



  • 6.- El voluntario rompe prejuicios


El conocimiento de situaciones diferentes a la propia conduce a la persona a abrir su mente y alejarse de determinados juicios que quizás sí hacía antes de comenzar su actividad voluntaria.



  • 7.- El voluntario se siente activo


La participación frecuente en actividades de voluntariado hace a la persona sentirse más activa. 



[Foto: Jcomp - Freepik.com]



  •  8.- El voluntario tiene mejor salud física


Algunos estudios (como este) concluyen, por ejemplo, que los voluntarios mayores de 50 años son menos propensos a desarrollar hipertensión que la media de las personas de su edad.



  • 9.- El voluntario experimenta emociones positivas


El voluntariado puede aportar a la persona una serie de sensaciones positivas que, en definitiva, contribuyen a mejorar su bienestar físico y mental.



  • 10.- El efecto contagio


No olvidemos que, además, la persona voluntaria tiene la capacidad de contagiar a las personas de su alrededor, pues la observación de la acción solidaria puede provocar en quien observa la motivación por participar.


¿Te apuntas a ser más feliz gracias al voluntariado?


Encuentra aquí la actividad perfecta para ti. 


[Foto principal: Jannoon028 - Freepik.com]

Hacesfalta.org Fundación Hazloposible | secciones: Voluntariado