Blog / Noticias


¿Por qué participa la plantilla en actividades de voluntariado corporativo?

03/04/2011

Manos alzadas

Interesante publicación sobre las motivaciones de los voluntarios corporativos, tema sobre el que se han publicado pocos artículos, aunque es uno de los puntos claves en su gestión


Normalmente nos encontramos con numerosos estudios y ejemplos sobre los beneficios del voluntariado corporativo, referidos a la empresa, la sociedad o la plantilla. Hoy, nos acercamos a las motivaciones de quienes se implican en este tipo de acciones de la mano del artículo Motivaciones personales en voluntariado corporativo, publicado por Celeste Dávila en la Revista de Responsabilidad Social de la Empresa.


En base a la Teoría Funcional de las Motivaciones del Voluntariado de Clary y Snyder, la publicación analiza la motivación del voluntario corporativo partiendo de seis posibles motivos:



  • Defensa del yo (reducir sentimientos negativos)

  • Relaciones sociales

  • Mejora del curriculum

  • Conocimiento (aprender nuevas experiencias y ejercitar conocimientos y habilidades)

  • Mejora del estado de ánimo

  • Valores, considerando sólo a este último como altruista.


Como resultado del estudio, los principales motivos que impulsan a los voluntarios corporativos son el conocimiento y los valores, seguidos de las relaciones sociales, la mejora del estado de ánimo, la defensa del yo, y finalmente la mejora de curriculum. En otro estudio realizado según los mismos criterios a voluntarios no vinculados con empresas, los dos motivos principales eran los mismos, aunque cambiado el orden: lo más importante son los valores, seguidos del conocimiento.


¿Y esto importa?

Pues sí. Importa para conocer mejor cómo la plantilla se acerca al voluntariado, y cuál es su motivación para participar en proyectos sociales. Satisfacer estas expectativas será un factor clave para que el programa de VC sea bien acogido por las personas de la empresa y perdure en el tiempo. El hecho de que la primera motivación sea el conocimiento, refuerza la apuesta de muchas empresas por el voluntariado profesional. Y también parece mostrar la necesidad de que haya renovación en las actividades propuestas, ¡innovación al poder, también en VC!


Además, será importante por el mensaje que se transmite a la plantilla cuando se proponen este tipo de actividades. Posiblemente, un mensaje que sólo apele a la buena voluntad y el altruismo sea menos efectivo que uno que también invite a descubrir nuevas experiencias o a ver el mundo que nos rodea desde otra óptica.


Otra reflexión que puede plantearse es si en ocasiones se ha centrado la atención en el apellido del voluntariado, insistiendo en los requisitos o características del voluntariado corporativo, y tal vez “olvidando” a las personas que participan en este voluntariado. Se dice en la publicación, “apenas existen diferencias entre el perfil motivacional de los voluntarios corporativos y el de los voluntarios no vinculados a la empresa”. ¿Se habrá hecho especial énfasis en diferenciar por tipos de voluntariado a personas que tenían las mismas motivaciones?


También es motivo de investigación la probabilidad de realizar voluntariado en el futuro, dentro y fuera de la empresa. Resulta interesante que sólo las personas motivadas por los valores o el conocimiento muestran altas posibilidades de participar en voluntariado fuera de la empresa en el futuro.


Por otra parte, también se hace referencia a un estudio anterior, Peloza (2006), sobre esta misma materia aunque con un marco teórico diferente, cuyos resultados indicaban que los voluntarios corporativos se sentían motivados a actuar como “buenos ciudadanos organizacionales” porque existía una fuerte relación entre la motivación de ayudar a su empresa y su participación en el VC. Parece que las motivaciones altruistas no jugaban un papel importante.


¿Por qué se ha llegado a estos resultados tan diferentes? ¿Es sólo cuestión del método elegido?


 

Fundación Hazloposible | secciones: Voluntariado y empresa