Blog / Noticias


¿Cuánto vale tu voluntariado?

11/02/2009

La acción voluntaria merece reflexión y cuestionamiento puesto que se trata de una actividad que, si bien forma parte inseparable de la interacción humana, hoy en día constituye una fuerza y un movimiento que lucha por una identidad propia... o no, pero que sí la adquiere como figura cultural, política y social.


Muchas personas que realizan un voluntariado asumen tareas de cuidado a otros seres que lo necesitan, mejora de condiciones de calidad de vida en temas de salud, educación, alimento, ecología… es decir, este voluntariado colabora con organizaciones, instituciones y administraciones para llevar a cabo tareas de bienestar común.


Tradicionalmente, encontramos otros colectivos que también participan en acciones solidarias. Hablamos de las mujeres y los padres hacia sus hijas/os, de familiares que atienden las enfermedades de sus componentes, de amistades, vecinos/as y compañeros/as que se regalan mutuamente favores, de abuelos/as que cuidan nietos/as, de hijos/as que haces los recados de sus padres y madres…


En muchas ocasiones se ha hablado de reivindicar a estas personas y se proponen muchas maneras de hacerlo:


* Se instituyen días de… de la madre, de la amistad, del padre…

* Se inauguran espacios públicos y privados para relevarles de estas tareas, tales como guarderías, hospitales, clínicas, residencias, etc.

* Se habla de reconocer el trabajo gratuito atribuyéndole un valor en cuanto a “la aportación que hace a la sociedad”, en cuanto a “los recursos que ahorran a la administración”, en cuanto a “el nivel de sobreesfuerzo y su reconocimiento público”…


La actividad solidaria puede traducirse en días festivos –¿el día del voluntario/a?-, en cargas insostenibles –¿hay que liberar a quienes las soportan?-, en bienestar social, en dinero público y en altruismo. Sin embargo, ¿Es imprescindible darle un valor agregado al valor del trabajo voluntario?


¿Para qué y por qué llevar a cabo una actividad voluntaria?

¿Para qué y por qué colaborar con otras personas, con mi familiar o con el familiar de alguien a quien no conozco, con mi vecina o con una comunidad empobrecida en otro país, con mi amigo o con la inmigrante… para qué, por qué?

¿Vale algo la acción gratuita en sí misma?

¿Vale el voluntariado en sí mismo? ¿Por ser lo que es?

¿Qué es?


¿Las personas que lo realizan deberían tener un día que las reconozca? ¿Querrían tenerlo? ¿Cambia en algo tenerlo? ¿Querrían ser relevados por otras personas, por instituciones, por organizaciones, por otras personas voluntarias? ¿Siempre, cómo, cuándo, por qué? ¿Querrían ver sus esfuerzos solidarios traducidos en dinero ahorrado a la administración pública, en aportación a la sociedad? ¿Sí? ¿Para qué? ¿No? ¿Paraqué?


Creemos que el trabajo gratuito –y no lo llamamos así sólo porque no es remunerado-, voluntario –y sí lo llamamos así porque tiene que ver con la capacidad de decisión de las personas más que con los beneficios que produce o no-, tiene inconmensurable valor en sí mismo: El valor de hacer lo que tú crees que debes hacer.

Hacesfalta.org Fundación Hazloposible | secciones: Voluntariado

 


PUBLICIDAD

 

Con el apoyo de: 

 

 

Visita hacesfalta.org empleo