Blog / Noticias


¡Sé autocrític@! Evalúa tu entrevista de trabajo

02/10/2019

Realizar una entrevista de trabajo nos puede generar un estado de nervios e inseguridad frente al entrevistador/a. Sin embargo, existen técnicas para aprender de cada encuentro y poder bordarlo la próxima vez. ¿Quieres aprender a evaluar tu entrevista? ¡Sigue esta checklist!


 




A la hora de encarar una entrevista de trabajo, aunque la formación y la experiencia previa suelen ser los datos fundamentales que se tienen en cuenta en un proceso de selección, los/as reclutadores/as también están muy atentos a otros factores. Después de una entrevista es común salir con algunas certezas pero también con algunas dudas.

¿Cómo sabes si lo has hecho bien? Te dejamos una checklist con algunas cosas importantes que debes autoevaluar después de cada entrevista y que te dará alguna pista de si has ido por el buen camino y te servirá también para mejorar en lo que veas que has estado más flojo. ¡Toma nota!

¿Has sido puntual? ¡Súmate un punto! Es muy importante saber dónde se sitúa la entidad y llegar a tiempo. Si te has retrasado por cualquier motivo (atasco, problemas con el transporte público, etc.) pero has avisado, súmate medio punto. Para próximas entrevistas habrás aprendido a ser previsor/a y llegar cinco minutos antes. 

¿Te has vestido acorde a tu personalidad y a la entidad en la que deseas trabajar? Si has eliminado aquellos detalles que pueden desviar la atención del/la entrevistador/a (perfume en exceso, demasiados accesorios o maquillaje) ¡habrás conseguido captar la atención con tu discurso!

¿Cómo fue tu saludo? Si al llegar has hecho contacto visual, sonriendo y dando una apretón de manos firme, ¡has realizado un buen saludo! Recuerda, la primera impresión es muy importante.

¿Has sabido responder a todas las preguntas sobre la entidad? ¡Anota un punto más! Esto quiere decir que te has preparado la entrevista en casa y has recopilado información sobre quiénes son, qué hacen, qué ofrecen, qué proyectos desarrollan, cómo es su plantilla, etc. Llevar toda esta información sobre la entidad demuestra que te has intersado en conocerles y evidencia que tienes ganas de trabajar con ellos/as.

La importancia del lenguaje no verbal. Si ha habido coherencia entre lo que decías y lo que expresabas con tus gestos habrás reflejado que eres una persona de confianza. ¿Cuáles de estos elementos has aplicado?:

- Si tu postura ha sido abierta, con brazos abiertos y piernas sin cruzar, habrás transmitido buena actitud y buena disposición. 

- ¿Has sonreido? ¿Te has sentido cómodo/a? Si tu sonrisa no ha sido forzada y has transmitido sensación de naturalidad, la entidad sabrá que has sido tú mismo. ¡Un punto para la honestidad! 

- ¿Has mirado a la persona que te entrevistaba? ¿le has escuchado activamente? Mostrarse activo en la conversación y ser partícipe de los comentarios que se plantean reflejan nuestra disponibilidad e interés. Si has hecho todo esto, ¡estás a un paso más de conseguir ese puesto!

- Sabemos que en las entrevistas hay nervios pero... ¿Has podido controlar la velocidad y el tono de voz? Ser demasiado lento con las pausas puede hacer que se pierda el hilo de lo que estás diciendo y, por el contrario, ser demasiado rápido impide procesar la información. ¡Sube un escalón más si crees que tu ritmo de locución ha sido el adecuado, y que te has hecho entender sin dificultad!

- Si has reflejado una actitud positiva, sincera y honesta mientras hablabas de tus experiencias profesionales anteriores, el/la entrevistador/a habrá comprobado que eres una persona que no se rinde y que convierte cada oportunidad de trabajo en crecimiento y aprendizaje.  

¿Has expuesto un par de ejemplos con tus triunfos laborales? Si la respuesta es sí, ¡bien hecho! A menudo se pregunta sobre los trabajos, proyectos o resolución de conflictos en los que has destacado. Contar con algunos ejemplos te habrá servido de ayuda para remarcar tu posición como profesional. 

 ¿Has explicado tus argumentos de forma clara y concisa frente a la pregunta de tus puntos fuertes y débiles? Si como punto débil has resaltado que eres demasiado perfeccionista o trabajador/a, réstate un punto. Si has destacado un rasgo de tu personalidad que te permite hacer de esa debilidad una fortaleza...¡continúas en el juego! 

¿Has sido valiente? ¿Te has animado a hacer preguntas al entrevistador/a? Si la respuesta es sí, habrás demostrado tu interés por el lugar de trabajo y por el equipo que lo forma. En caso de que no lo hayas hecho, tenlo en cuenta para futuras entrevistas. Haz preguntas sobre los proyectos que hayas visto que realizan o que te han contado, cómo los gestionan, desde cuándo y aprovecha para indicar que te encantaría sumarte a sus retos. 

¿Cómo fue tu despedida? Te damos el último tick verde si al despedirte lo has hecho con una sonrisa, mirando a los ojos, con un nuevo apretón de manos firme y… dando las gracias al llegar a casa. Si has agradecido a esa persona su tiempo una vez se haya realizado la entrevista, ¡tienes más puntos! No se olvidará de ti tan fácilmente y verificará que eres una persona preocupada por el puesto al que desea acceder.

Ya cuentas con todas las claves para ser autocrítico/a y evaluar tus futuras entrevistas. ¿Cómo empezar? Lo primero de todo es… Encontrar las ofertas que te interesen, conseguir una entrevista y ¡demostrar que eres la persona que están buscando!


                                                                ¡Encuentra tu empleo en el Tercer Sector!

Hacesfalta.org Fundación Hazloposible | secciones: Empleo en el sector social

 

Este post no admite comentarios


PUBLICIDAD

 

Con el apoyo de: 

 

 

Visita hacesfalta.org empleo