Blog / Noticias


Reinventarse profesionalmente

29/04/2020

Estamos a punto de celebrar un nuevo Día del Trabajador y, al mismo tiempo, vemos como el mercado laboral se está tambaleando como consecuencia de la crisis del COVID-19, que aparte del ámbito sanitario está afectando de manera severa a la economía mundial. Es momento de tomar las riendas, de no rendirse y tal vez de buscar nuevas opciones laborales. ¡Te contamos cómo!


 


Si debido a la situación actual te has quedado sin empleo o tal vez ya estabas buscando trabajo, es un momento complicado, pero de las crisis se puede aprender y si podemos sacar algo positivo es que nos da la oportunidad de replantearnos cosas sobre nuestra trayectoria laboral y, quizá, cambiar y emprender nuevas aventuras profesionales.

Reinventarse profesionalmente no es una tarea sencilla, sobre todo si llevas mucho tiempo dedicándote a una profesión o ligado/a a un determinado sector. Pero no es imposible, eso sí requiere de planificación, esfuerzo, determinación, motivación y paciencia.

La clave está en ser capaces de sacar provecho y partido de lo que ya sabemos para poder aplicarlo en otro ámbito o sector. Al mismo tiempo que aprendemos cada día un poquito más del nuevo camino que hemos decidido tomar.

Aunque los cambios asustan, tan solo planteárselos, no hay que tomarse como un retroceso decidir apostar por un nuevo trabajo o sector. Todo lo contrario, en ocasiones es un paso que nos impulsa a desatascar una carrera profesional que empezaba a estar bloqueada y no nos atrevíamos a darlo por la seguridad de mantener lo conocido.

Si la situación actual nos empuja irremediablemente a la incertidumbre, es el mejor momento para atrevernos a dar ese paso y convertir un despido en un nuevo comienzo y oportunidad.

¿Por dónde empezamos?

- Planificación: párate a pensar qué rumbo quieres tomar y por qué. ¿Se trata de un cambio dentro del sector que conoces?, ¿se trata de un cambio radical y de empezar algo totalmente nuevo? Ten en cuenta que dependiendo de lo que quieras hacer tu plan de ruta variará.

Pero aparte, debes tener claro, ahora que te has decidido a dar el paso de reinventarte profesionalmente, el por qué. Piensa si lo que vas a emprender responde a lo que de verdad te gustaría hacer (a lo que siempre has querido hacer). Qué se te da bien y te encanta. Te será más sencillo y motivador si vas a perseguir algo que te apasiona.

- Objetivos: tienes que ponerte objetivos exigentes y con fechas claras de cuando quieres ir dando cada paso, pero realistas. Tal vez quieras montar un negocio, algo que siempre has soñado, pero a lo mejor ahora no tienes los ingresos para invertir o no es el mejor momento para lanzar ese negocio y tienes que dedicarte a otras cosas para que la situación económica general mejore y para tener el dinero necesario para invertir en ese negocio. O simplemente quieres cambiar de perfil profesional pero esperas resultados en un mes. Normalmente no funciona así y si te reinventas vas a tener que hacer un montón de cosas de por medio y tienes que tener paciencia.

Y para que tu planificación sea buena y te ayude de verdad y esté alineada con tus objetivos, tienes que ser honesto/a y saber qué tiempo vas a dedicar a formarte, a mejorar tu perfil, a actualizar tu CV, tus cartas de presentación, a innovar en esos aspectos...

- Fíjate en las tendencias y la competencia. Antes de comenzar un nuevo camino en un determinado sector, mira qué está ocurriendo, en qué estado se encuentra, qué necesita ahora, qué puede necesitar en el futuro, cómo puedes entrar en él, qué puedes aportar...

- Identificar tus cualidades y habilidades. Tienes que conocerte bien a ti mismo/a, saber qué es lo que se te daba mejor en tu anterior trabajo, qué es lo que se te da bien en general: trabajo en equipo, relaciones interpersonales, autonomía... No se trata tanto del puesto en concreto que has desempeñado en el pasado si no de las habilidades que has desarrollado que te puedan servir para trabajar en otra cosa totalmente diferente.

El CV y tu experiencia es una parte muy importante, pero no lo único ni lo suficiente en la actualidad. Tus competencias o soft skills son clave.

- Puntos fuertes y débiles. Enlazando con lo anterior, tienes que tener muy claro esto, en qué aportas más valor, que te diferencia de otras personas al realizar una u otra tarea y en qué estás más flojo (lo que detectes, planifica cómo mejorarlo y convertirlo en un punto fuerte de tu personalidad). Tener claros tus puntos fuertes te motivará y te dará seguridad y confianza.

- Adaptabilidad. Hay que tener buena capacidad de adaptación a los cambios y saber reaccionar a ellos. Esto también está muy ligado con la paciencia. No es posible obtener resultados inmediatos, o al menos, no es lo normal. Hay que saber lidiar con posibles inconvenientes, esto también te ayudará a crecer personalmente y tendrás una competencia más desarrollada para añadir a tu listado de cualidades.

- Formación. El saber no ocupa lugar y si además vas a comenzar en algo nuevo vas a tener que formarte sí o sí. Detecta cuál es la mejor manera de aprender todo lo que necesitas y ¡ponte a ello! No te agobies por volver a la universidad si es lo que necesitas o apuntarte a cursos...

- No te compares. En general nunca es bueno compararse porque cada persona tiene su propia situación personal que le lleva a tomar una decisión u otra, sus procesos de aprendizaje y sus ritmos de evolución. Solemos ver siempre que el de al lado lo hace todo mejor y eso nos puede afectar al autoestima. ¡No te compares! Céntrate en seguir tu plan y en esforzarte todo lo posible por encontrar esa nueva oportunidad que estás buscando.


Ver ofertas de empleo


 

Hacesfalta.org Fundación Hazloposible | secciones: Empleo en el sector social

 

Este post no admite comentarios


PUBLICIDAD

 

Con el apoyo de: 

 

 

Visita hacesfalta.org empleo