Blog / Noticias


Marca personal, aprende a venderte a ti mismo/a

16/06/2020

Saber contar bien quién eres, qué experiencia, formación y habilidades tienes para conseguir un empleo no es tarea fácil. Hay que tener en cuenta varias cosas para saber “venderse” bien a uno/a mismo/a tanto en las entrevistas laborales como en otros contextos profesionales. ¡Te contamos cómo! 


 


Si ya tienes un buen CV, cartas de presentación, etc., ahora tienes que demostrar que lo que pone sobre el papel es real y tienes que saber contarlo de la mejor manera posible para demostrar a tu interlocutor/a que eres la persona que están buscando. Ten en cuenta que si te han llamado para una entrevista o alguien quiere hablar contigo por un motivo laboral quieren ver algo más de lo que hay en el currículum, quieren ver a la persona que está detrás de esas experiencias, formaciones, idiomas...

En muy importante tener una marca personal fuerte. En tiempos de búsqueda de empleo es fundamental, pero en general es algo que hay que cuidar y mantener, porque no solo vamos a tener que “vendernos” en entrevistas de trabajo, habrá otros momentos en nuestra trayectoria profesional en los que también será necesario, por ejemplo para hacer networking o para negociar un cambio laboral o tal vez solicitar un ascenso o aumento de sueldo...

A priori esto de “vendernos” puede sonar raro, pero simplemente se trata de tener claro quiénes somos, cómo somos, qué queremos profesionalmente y aprender a contarlo para llegar a conseguir ese trabajo que estamos buscando. Ser activos/as en la búsqueda y tomar la iniciativa. Conocer nuestras cualidades y atributos y explotarlos. Aunque parece fácil porque se trata de nosotros/as mismos/as, suele costarnos, los nervios a veces juegan malas pasadas pero en ocasiones no nos sale bien porque no hemos tenido en cuenta algunas cosas importantes.

- Conocimiento: es imprescindible conocernos a fondo y saber qué podemos aportar y qué queremos conseguir en el terreno laboral. Aunque a veces creemos que lo sabemos y lo tenemos claro te animamos a que en cuanto termines de leer el post cojas papel y boli y hagas un DAFO. Se trata de plasmar tus debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades. Piensa bien cada apartado y sé sincero/a. Vas a descubrir cosas que no sabías, vas a ver cosas que puedes potenciar, cosas que mejorar... Ya hablamos de esto cuando te contamos cómo poner el extracto en tu CV. ¡Conócete!

- Qué aportas: se trata de contar lo que puedes ofrecer, cómo puedes ayudar a mejorar a una organización a un proyecto... a través de tu labor. Por qué eres la persona indicada, qué has conseguido o aprendido al respecto a lo largo de tu trayectoria...

- Sencillez: como te decimos siempre, no te lies, no te compliques. Estas cosas son complejas, pero hay que saber llegar a la sencillez. Tienes que lograr transmitir tus ideas de manera clara, haciendo hincapié siempre en tus fortalezas.

- Seguridad y positivismo: para “venderte” y convencer tienes que creer en ti y en tus posibilidades. Si has hecho bien tu DAFO, si has sido sincero/a, coge todo lo bueno que has sacado y muéstraselo a los demás en positivo. No dudes, no hables de lo que te gustaría hacer o lo que crees que podrías hacer, habla de lo que harás y de lo que puedes hacer, porque tú lo vales. Ponte en el lugar de tu entrevistador/a o interlocutor/a y piensa con objetividad si después de lo que te has contado tú te contratarías. Si no te convence, dale una vuelta más.

- Escucha: tanto en una entrevista, presencial, por teléfono, por videollamada... como haciendo networking entabla siempre una conversación. No se trata de hacer un monólogo y soltarlo sin más, tienes que ser capaz de escuchar con atención a la otra persona y responder a sus preguntas, aunque te “saquen” de lo que llevabas preparado. Por eso, si tienes bien trabajada tu marca personal, si sabes quién eres y cómo eres como profesional, podrás contestar sin problema.

- Lenguaje corporal: siempre que tenemos que hablar con los demás o dirigirnos a alguien hay que tener muy en cuenta nuestros gestos y postura. Ya lo vimos también cuando hablamos de cómo hacer un videocurriculum. Tenemos que estar relajados/as, en una postura en la que nos sintamos cómodos/as y transmitados confianza. Hay que tener cuidado con los movimientos de manos y brazos, lo fundamental es no desviar la atención del interlocutor/a.

Por último y muy importante, recuerda que todos los procesos de búsqueda de empleo o mejora laboral son complicados. Hay mucha competencia, intervienen muchas cosas diferentes en un proceso de selección y tenemos que aprender aceptar cuando nos dicen que no. No hundirnos, no sentir que estamos haciendo todo mal, simplemente tomar aire y fuerza para la siguiente y tratar de mejorar aquello que pensemos que hemos flojeado esa vez.

Ahora que ya sabes cómo “venderte” a ti mismo/a no esperes más y ¡encuentra tu oportunidad!


Ofertas de empleo 


 

*Photo by Christina @ wocintechchat.com on Unsplash



Hacesfalta.org Fundación Hazloposible | secciones: Empleo en el sector social

 

Este post no admite comentarios


PUBLICIDAD

 

Con el apoyo de: 

 

 

Visita hacesfalta.org empleo