Blog / Noticias


Apoyando la integración de los refugiados

13/06/2017

voluntariado_refugiados

Cristina lleva más de un año como voluntaria en la Comisión Española de Ayuda al Refugiado-CEAR, ayudando en la acogida de personas refugiadas en Madrid, gracias a que tiene conocimientos de Árabe. ¡Conoce su historia!


1. ¿En qué consiste el voluntariado que realizas? ¿Qué es lo que haces con los refugiados?


Mi trabajo consiste en, cada semana, acudir en mi turno a uno de los centros de acogida que gestiona CEAR. Allí organizo clases de español para quienes estén interesados, actividades para los niños que se encuentren en el albergue y, cuando el tiempo me lo permite, paseos y visitas por Madrid. También, cuando hace falta, se atienden necesidades del albergue y de las personas que se alojan en el, desde buscar medicinas hasta acompañar al médico, etc.


2. ¿Cómo conociste este tipo de voluntariado?


La oportunidad de entrar en este programa de voluntariado vino cuando yo contacté por email con la organización para ofrecerme como voluntaria. No es el procedimiento normal, ya que existe un canal por el que CEAR convoca a voluntarios cada año. Sin embargo, viendo la urgencia de la situación a través de los medios, pensé que si podía ser de ayuda quería que supieran cuanto antes que podían contar conmigo.


3. ¿Por qué decidiste hacer este y no otro?


Cuando empecé como voluntaria en CEAR ya era voluntaria en otras organizaciones, a las que prestaba servicios de traducción de forma gratuita. Escogí dedicar más tiempo a CEAR por la situación de emergencia a la que se enfrentaba y por mi propia voluntad de poner todo mi esfuerzo para ayudarles a sobrellevarla. Aunque yo siempre intento colaborar con ONGs y Asociaciones en mi tiempo libre, lo cierto es que me encontraba en la recta final de mis estudios de grado cuando empecé con CEAR, así que mi plan inicial era centrarme 100% en sacar el curso lo mejor posible y no dividir mi tiempo de estudio con otros voluntariado, así que en este caso no tuve que decidir entre este voluntariado y otros planes similares.


4. ¿Por qué crees que es necesario que los jóvenes se impliquen en tareas de este tipo?


Creo que el hecho de conocer de primera mano la realidad de las personas refugiadas es, pese a lo duro que resulta enfrentarse a una realidad tan distinta a la nuestra, una oportunidad de oro para asegurarnos de no caer nunca en el discurso de odio que cada vez está más presente en Europa. Así, cuando alguien se compromete a participar en uno de estos proyectos, consigue poner su granito de arena mientras adquiere una experiencia que le permite ser una de las pocas personas que puedan hablar sobre el derecho de asilo con conocimiento de causa. Creo que la garantía de que nunca vas a deshumanizar a un solicitante de asilo es el mejor regalo que te ofrece el voluntariado con personas refugiadas. Si los jóvenes se implican en esta causa serán la base de generaciones futuras capaces de ver a todos los seres humanos como iguales, sin distinción de raza, religión u orientación sexual.


5. ¿Qué formación has recibido para llevar a cabo la actividad?


En el momento de la incorporación de los nuevos voluntarios CEAR organiza una formación de varios días en las que se realizan dinámicas y se dan charlas sobre el derecho de asilo, la situación de este derecho a nivel internacional y el funcionamiento de la organización.


6. ¿Qué tipo de voluntarios se buscan para trabajar con personas refugiadas?


En mi caso, al tratarse de un voluntariado centrado casi en su totalidad en personas sirias e iraquíes, el requisito más valorado era poder defenderse en árabe para conseguir comunicarse con las personas del albergue. Yo tenía miedo de no conseguir comunicarme, porque estudio árabe clásico y no hablaba el coloquial, pero he conseguido desenvolverme bien y animo a cualquiera capaz de hablar de cuestiones fáciles en fusha a que se anime sin miedo.


A nivel general, los conocimientos necesarios varían en función del puesto de voluntariado. La habilidad más demandada son los idiomas, me atrevería a decir que hoy el árabe, el persa, el ucraniano y el kurdo. Además de los idiomas, que son de muchísima utilidad en cualquier puesto, los estudios de derecho, enseñanza de español, trabajo social y psicología son también de gran ayuda en los equipos.


7. ¿Qué consejos les darías a las personas que quieran hacer voluntariado con refugiados?


En primer lugar, aconsejaría planear el ofrecerse a un voluntariado partiendo de el compromiso de dedicarle al menos un tiempo fijo todas las semanas. Es algo que probablemente se exija en cualquier organización. En segundo lugar, creo que es esencial plantearse esta oportunidad desde la convicción de que se debe siempre respetar la integridad de las personas con las que se trabaja. Se trata de personas que vienen de experiencias muy traumáticas en varios casos, y se debe siempre respetar su privacidad frente a impulsos de publicar en redes sociales el tiempo que se pase con ellos. Si se está dispuesto a aceptar estos compromisos, mi único consejo sería afrontar el voluntariado con alegría e intentar siempre, con el propio ánimo, recordar este tiempo como el momento en que, cuando Europa se traicionaba a sí misma, tú estuviste ahí.


 ¡Encuentra tu oportunidad para hacer voluntariado con refugiados! 

Hacesfalta.org Fundación Hazloposible | secciones: Voluntariado