Blog / Noticias


No son cosas de niños

21/10/2016

acoso escolar

 A menudo los padres no saben cómo abordar determinados aspectos de la educación de sus hijos, como el acoso escolar. 


¿Cómo evitar que nuestros hijos protagonicen un caso de bullying, ya sea como víctimas, ya sea como cómplices o ya sea como impulsores? ¿Cómo podemos favorecer la prevención? 


La publicación de noticias sobre casos de acoso escolar en colegios españoles no cesa. Denuncias de padres, estudios que concluyen la tendencia creciente de situaciones de bullying y ciberbullying y, en el peor de los casos, informaciones acerca de la más desafortunada de las consecuencias: los suicidios de todos esos menores que no soportaron el sufrimiento al que fueron sometidos por sus compañeros.


El acoso escolar es “un continuado y deliberado maltrato verbal y modal que recibe un niño o una niña por parte de otro u otros, que se comportan con él/ella cruelmente con el objeto de someter, amilanar, arrinconar, excluir, intimidar, amenazar u obtener algo de la víctima mediante chantaje y que atentan contra su dignidad y sus derechos fundamentales.” (Piñuel y Oñate, 2007).


 


Prevención e intervención


Aunque todavía existe mucho desconocimiento al respecto, uno de cada cuatro alumnos escolarizados manifiesta haber sufrido alguna situación de acoso en su centro educativo (según www.acosoescolar.com).


Dichas situaciones requieren de los centros escolares una respuesta contundente de tolerancia cero a la violencia y de protección temprana de los alumnos.


Y de los padres y educadores de los niños, la disposición a conocer los indicadores que pueden servir para identificar el acoso escolar. Es necesario aprender a detectarlo y saber a quién se puede acudir; y es conveniente también estar al día de nuevas vías que emplean los alumnos para la humillación; por ejemplo, un tipo de acoso escolar que cada vez se cobra más victimas: el ciberbullying, en donde la intimidación del menor se produce a través de las redes sociales, mediante mensajería instantánea o por correo electrónico.


No son "cosas de niños"


A menudo, cuando un niño señala una situación de acoso, es cuestionado e incomprendido por los adultos (profesores, tutores, responsables de centros…) que niegan los hechos o les restan importancia.


Debemos huir de la trivialización del problema. Afirmaciones como "son cosas de niños", "es ley de vida", "eso te hará más fuerte", etc., no hacen más que aceptar el acoso escolar como una realidad asumible. Y conducen a las víctimas de bullying a ser abandonadas, culpabilizadas y a cronificar su daño psicológico.


El niño que sufre acoso escolar nunca es responsable de lo que le ocurre.

 


¿Qué puedo hacer yo para prevenir?


La Fundación ANAR lleva a los colegios e institutos de toda España sus programas de formación y sensibilización que ayudan a la prevención del bullying y otros tipos de violencia en el entorno escolar. Si consideras que en el colegio de tus hijos sería conveniente que se pusiera en marcha un programa como esos, ponte en contacto con esta entidad.


También puedes apoyar la prevención de comportamientos violentos y de actitudes discriminatorios a través del voluntariado. Te señalamos dos ejemplos en los que puedes aportar tu granito de arena:



 


Y si vives en otra provincia o si quierer consultar otras opciones de voluntariado, busca aquí tu oportunidad.


El acoso escolar no es una cosa de niños.

Hacesfalta.org Fundación Hazloposible | secciones: Voluntariado