Blog / Noticias


Trabajo como cooperante voluntario

08/03/2010

puente de cooperación

Ya vemos que muchas/os de vosotros/as queréis trabajar de cooperantes en otros país, de manera estable como profesionales remunerados o de manera puntual como profesionales del voluntariado.


Lanzamos aquí una reflexión para que construyamos una base común... allá va ¡abrimos el debate!

 


Situación actual


Ya desde los años 90, los y las profesionales del sector de cooperación al desarrollo apuestan por la reflexión y el desarrollo de procedimientos para ayudar más allá de obedecer a impulsos individuales.


En España, más de 33.000 personas participan en este tipo de actividades; casi 5.000 como personal remunerado y más de 25.000 como voluntarios y voluntarias (Informe 2008 de la Coordinadora de ONGD de España sobre el sector)



  • 99,5% del voluntariado en ONG de desarrollo colabora en actividades en sede (sin contar las actividades de voluntariado puntual como campos de trabajo, viajes solidarios, visitas a proyectos, etc.)

  • Sólo el 0,5% están en terreno.

  • Respecto al personal remunerado,


  • 81% trabaja en España

  • 19% lo hace en terreno. Por cada expatriado, en terreno se contratan a tres personas locales.


Como ves, la cooperación no se reduce a ir a otro país, puede y debe hacerse desde donde estemos.


El personal local da sentido al proyecto y puedea asegurar la continuidad y sostenibilidad del mismo. La persona expatriada debe dedicarse a fortalecer capacidades locales.


Habremos triunfado como sector cuando no sea necesario expatriar personas,


cuando la cooperación desaparezca por innecesaria.


En 1995, Victor Viñuales ya nos hacía reflexionar con un artículo que intentaba esbozar un código de conducta para cooperantes. El sector ha seguido generando conocimiento y discusión con enfoque de mejora. No obstante, por la claridad la vigencia del mensaje parafraseamos aquí algunos puntos de su artículo:



  1. La contraparte local protagonizará el proyecto. El cooperante es un actor más en el cambio. Las decisiones sobre el futuro las deben tomar los habitantes e instituciones locales.

  2. Estimularás la autoestima en la contraparte local. Reforzarás el “tenéis, podéis, sabéis” evitando mensajes que generen sentimientos de ‘infraestima colectiva’ como “debéis, necesitáis, tenéis que”.

  3. Ayudarás a quien se ayuda a sí mismo. Cooperar es sumar esfuerzos y voluntades.

  4. Cooperarás, no harás donaciones. Si la ayuda es total, continua y anula los esfuerzos del ayudado, generarás en éste sentimientos de inferioridad.

  5. Atenderás al proceso. Cumplir los objetivos del proyecto es importante, pero lo es aún más el crecimiento de la capacidad de la comunidad y la contraparte local para lograr más cosas. Este crecimiento debe ser medido y evaluado.

  6. Comprenderás la cultura social. El cooperante se esforzará en comprender la cultura, valores, lenguaje, refranes, costumbres y manera de entender el mundo de quienes le acogen. Sólo así podrá entender y hacerse entender sin demasiados equívocos. Nadie pide conversiones, sino comprensiones.

  7. Evitarás el norte-centrismo en tus análisis y en tu conducta. El cooperante no creerá que el progreso es lineal y avanza en una sola dirección ni que su misión es guiar a quienes van "atrasados" en el tránsito hacia el tipo de sociedad de la que él procede.

  8. No impondrás pero no lo aceptarás todo. El que respeta acríticamente todas las decisiones y el modo de proceder de la contraparte se vuelve innecesario. El que impone sus decisiones se vuelve indeseable para el propio desarrollo del país.

  9. No te engañarás. La desigualdad de poder entre la agencia de desarrollo que el cooperante representa y la contraparte es real. Es necesario clarificarla, señalar sus límites y crear reglas del juego aceptables y equitativas para ambas partes.

  10. Serás puente. El cooperante debe traducir a la contraparte local la lógica del organismo al que representa y viceversa. Este es un proceso no exento de conflictos y de malentendidos, pero esencial: El cooperante no deberá ser sólo un mero transmisor de las orientaciones del organismo para el que trabaja ni un mero emisor de las respuestas de la contraparte local.

  11. Coordinarás tu proyecto con el de otros cooperantes. El primer deber es cooperar entre sí en beneficio del desarrollo local. Con frecuencia los cooperantes compiten por proyectos exitosos y exclusivos. No es raro que una misma población reciba propuestas de cooperaciones distintas, pero que tienen la misma finalidad, aunque le exigen distinto nivel de compromiso. Compartir y no competir es el camino.

  12. Aceptarás que la meta no es ser querido por “los pobres”. Hay que contener el común y extendido deseo de que nos quieran muchísimo. Cuando se ejerce de cooperante, esto es relativamente fácil de lograr porque uno da y, a veces, apenas exige. Pero el objetivo no es ser querido por los beneficiarios de los proyectos. El objetivo es contribuir al éxito del proyecto acordado con la contraparte.

  13. Descubrirás que cooperar es aprender. El ejercicio de la cooperación es un intercambio. Muchas veces se desaprovecha esta oportunidad y no se tienen ni ojos ni oídos para captar lo que nos está enseñando el otro.

  14. Tu finalidad será desaparecer. La prueba última de la bondad de un proyecto es que al finalizar los recursos de la cooperación el proyecto subsista con recursos propios. Esto exige realizar un progresivo hacerse innecesario.


 ¿Qué te parece? Cuéntanos tu experiencia trabajando dentro del ámbito de la cooperación social, si puedes corroborar lo que se dice en este post o aporta otra perspectiva para completar la visión en este tema. Puedes publicar tus comentarios en este post!


 Sí te quieres una oportunidad dentro de este ámbito de participación, seguro te puede interesar el Voluntariado Cooperación al Desarrollo y el Voluntariado Internacional encontrarás oportunidades en muchas partes del mundo.


 


 

Hacesfalta.org Fundación Hazloposible | secciones: Voluntariado

 

Comentarios de esta noticia

Salvador MM -12/03/2010
Esta reflexión me parece muy oportuna. Continuamente se ven casos de voluntarios que simplemente desean viajar, conocer otras culturas, etc. Todo esto esta muy bien, se trata de gente con valores muy sanos, pero hay que recordar que en la cooperacion gran parte del trabajo esta en concienciar aqui en el "Norte", y que hay que estar preparado para trabajar desde aqui, nos guste mas o menos.

De todas formas me gustaria añadir, que siempre es importante, que los cooperantes conozcan de primera mano, la situacion que se vive realmente en el lugar para el que estan luchando como voluntarios desde su pais.

Hay que pensar que la cooperación no es una Beca tipo "erasmus" ni mucho menos, que parece ser que es lo que mucha gente piensa cuando ve la oportunidad irse a otro pais a gastos pagados.

Ayúdanos a mantener la calidad de los comentarios. Denuncia este mensaje si no es apropiado. Pincha AQUÍ