Experiencias de Voluntariado


Asombroso Año Nuevo Solidario en el Amazonas Colombiano

Autor/a
Helena Cabre
País
España
Provincia
Barcelona

Es una experiencia de Helena Cabre

Hace casi un año que mi chico y yo nos fuimos de voluntarios al Amazonas Colombiano con Solidasur Volunteers. Ninguna preparación previa o manual de viajes nos pudo haber hecho una idea siquiera cercana al asombroso proyecto en el que íbamos a colaborar. Después de un vuelo tranquilo Madrid-Bogota-Leticia, nos recibieron en el aeropuerto de Leticia la Directora de Solidasur, Sandra Lasso y la líder Ticuna, Teresa Bautista. Ellas fueron abrumadoramente amables y preocupadas por cada detalle de nuestra experiencia voluntaria. Pienso que es la ventaja de trabajar con una ONG pequeña y relativamente nueva como Solidasur, ya que todo es mas personal y cuidan los detalles. En adelante Teresa y su gente nos acogieron en su comunidad como si fuéramos sus propios hijos, esto evitó que fuéramos prisioneros de un hotel de 5 estrellas de Leticia, o que estuviéramos a merced de un guía que quiere hacer tu tour rápidamente para atender al siguiente grupo de turistas.

Mientras yo alucinaba con las vistas, la atmósfera, los sonidos de la naturaleza al amanecer y al atardecer, cada día después de una corta capacitación, los voluntarios realizábamos diferentes actividades de reforestación de los lagos Yahuarcaca, ayuda en la granja, reparación de la casa comunal y cuidado de animales. Esto nos permitía disfrutar con tranquilidad de cada actividad y aprender de nuestros guias muchísimos secretos de la selva amazónica, de su fauna y flora. En los tiempos libres nos íbamos de pesca con Teresa, hacíamos canopy en medio de gigantescos arboles o recorríamos los extraordinarios largos de Yahuarcana , humedal Patrimonio de la Humanidad. Ahí es cuando consigues desconectar completamente y empiezas a escuchar la voz del Planeta Tierra. El fin de semana teníamos la opción de ir a la ciudad de Leticia donde se encuentran almacenes de todo tipo y muchos restaurantes. Aunque no cambiaba por nada del mundo la deliciosa y saludable comida que nos preparaba Teresa en su Comunidad.
Reímos, bailamos, cantamos, aprendimos a cocinar, a pescar y a bailar, recibimos tanto cariño y atención como nunca en nuestra vida y vivimos el Año Nuevo mas espectacular de nuestras vidas a orillas del Rio Mar, el Amazonas.

Para resumir, cada ves que recuerdo que en el Amazonas hay un árbol que yo planté cuando era tan solo un Plantón (un árbol bebé) y que algún día será gigantesco, se me eriza la piel y me lleno de tanto orgullo. Vamos, que es como si fuera mi hijo y Teresa y su gente lo cuidan con cariño. Seguro que volveremos al Amazonas con Solidasur este año y seguro que le contaré esta historia a mis nietos para su asombro. Muchas Gracias Solidasur, a Sandra y su padre por hacer el voluntariado internacional en Colombia posible. Lo recomiendo totalmente y mas para un final y comienzo de año memorable.

Si estáis interesados en hacer un voluntariado internacional diferente con una organización pequeña pero muy eficiente, transparente y con ideales sociales y ecológicos os dejo su pagina y contacto www.solidasur.com

Un abrazo

Helena y Pau


Comentarios de esta experiencia:

 
 

OPORTUNIDADES

PUBLICIDAD

 

Con el apoyo de: 

 

 

Visita hacesfalta.org empleo