Blog / Noticias


¿Te ofreces voluntario a tirar la telebasura?

14/05/2010

¿Nosotros elegimos la telebasura y por eso aumenta...


o solo hay telebasura y no nos queda de otra más que consumirla?


Muchas personas dicen que no sabrían qué hacer si no tuvieran tele o no pudieran verla.


No ver la Tele parece impensable…

 


La asociación Plaza del Castillo propone una variadísima, aleatoria y larga lista de cosas que bien pueden sustituir la televisión y que por lo menos pueden hacernos pensar en toda las experiencias de vida que cambiamos por un par de horas de consumo de mensajes dirigidos a vendernos ideas, valores, cultura y, en el mejor de los casos, mercancía.




Alternativas. (I)

Una lista completamente aleatoria de múltiples y variadas alternativas a ver la televisión; Pensada con una cierta dosis de humor: para todas las edades, todos los estados y cualquier día, semana o mes del año.

Pasando, alegremente, del todo, a la parte; de lo general, a lo particular.



  • Leer. Escuchar música. Visitar museos. Coleccionar sellos. Clasificar fotos. Escuchar la radio. Pararse a pensar. Visitar amigos. Aprender a tocar el violín. Navegar. Organizar veladas caseras. Trabajar en pro de los derechos humanos. Estudiar restauración de objetos antiguos. Crear un laberinto. Recorrer Argentina. Beber una caipiriña.

  • Mirar las estrellas. Aprender a cocinar. Practicar deporte. Jugar al mus. Bailar.Pintar a la acuarela. Amar. Hacer gimnasia. Escribir un diario. Cantar en un coro. Aprender a bordar. Correr una maratón. Hacer un collage. Escribir cartas. Salir a cenar. Aprender idiomas. Visitar Valencia en Fallas. Practicar senderismo. Presentarse a un concurso de relatos. Escribir una novela. Asistir a conciertos. Escuchar conferencias. Jugar al bridge. Viajar a Brasil. Escribir un ensayo.

  • Conversar con los padres. Aficionarse a la Fórmula Uno. Tocar jazz. Pasear.Aprender informática. Aprender a tocar la guitarra española. Jugar al fútbol. Pasear por Caracas. Hacerse patrón de barco. Deshojar la margarita. Practicar submarinismo. Hacerse voluntario de causas nobles. Visitar un zoológico. Practicar el esquí. Organizar eventos culturales. Crear una página web. Andar en moto. Aprender a hablar en público. Hacer nuevos amigos. Preparar repostería. Montar un invernadero. Ir al cine. Tallar madera. Hacer la ruta de la Plata. Dibujar un paisaje. Aprender a encuadernar. Hacerse amigo de las catedrales. Participar en foros de opinión. Aprender a bailar samba. Tocar las castañuelas. Crear una fundación con fines altruistas. Hacer turismo rural. Realizar trabajos manuales. Practicar la jardinería. Aprender inglés. Invitar a una paella en el campo. Presentarse a un concurso de diseño de carteles. Visitar niños huérfanos u hospitalizados. Aprender a tocar el bandoneón. Perderse en una librería.

  • Estudiar arte barroco sevillano. Conocer Uruguay. Conversar con los hijos. Comprar una mascota. Jugar al dominó. Construir maquetas de barcos. Probar verdadero café de Colombia. Limpiar la casa. Leer libros de ciencia ficción. Estudiar decoración e interiorismo. Hacer aeróbic. Pasear por la orilla del río Magdalena, Colombia. Escanciar sidra. Abrir y administrar un blog. Aprender folklore. Cultivar el espíritu. Hacer manitas. Ayudar a alfabetizar. Regalar flores del campo. Visitar una ganadería de reses bravas. Hacer un crucero. Aprender a elaborar helados. Escribir poemas de amor. Montar una asociación ciudadana. Viajar. Crear un grupo de teatro. Mirar por un telescopio. Estudiar interpretación. Hacer crucigramas. Crear un anuncio publicitario. Conocer la ruta del Quijote. Plantar un olivo. Cultivar el espíritu. Mirar un cuadro. Cuidar los bonsáis. Embotar pimientos. Bailar la cumbia. Conocer Uruguay. Visitar Madrid y Barcelona. Colaborar en una asociación de telespectadores y radioyentes. Leer los periódicos.

  • Coleccionar cerámica. Divisar los corales de la isla colombiana de San Andrés. Rodar un corto. Pasear por Buenos Aires. Montar una sociedad gastronómica. Participar en una organización protectora de animales. Estudiar imaginería castellana. Soñar despierto. Organizar una tertulia cultural. Matricularse en una escuela de cine. Hacer yoga. Colaborar en la limpieza de parajes protegidos. Jugar al ajedrez. Escuchar zarzuela. Viajar a Río de Janeiro para conocer sus carnavales. Aprender marquetería. Visitar las cataratas de Iguazú. Saludar la llegada de la primavera. Bailar claqué. Jugar al béisbol. Comprometerse con el entorno. Hacer montañismo en los Andes. Perfeccionarse en cualquier disciplina. Bañarse en las playas de Puerto Rico. Aprender a tocar el violín. Visitar el glaciar Perito Moreno. Asistir a un curso de asertividad. Viajar a San Millán de la Cogolla, cuna de la lengua española.

  • Hacerse experto en arte contemporáneo. Subirse a una higuera. Participar en la tuna universitaria. Jugar al juego de la oca. Acudir a las bibliotecas públicas. Recuperar una amistad perdida. Conocer la Ciudad de las Artes y las Ciencias de la ciudad de Valencia. Asistir a un concierto de góspel. Pasear por el barrio de La Candelaria de Bogotá.

  • Esculpir en piedra. Pensar en las musarañas. Estudiar egiptología. Terminar la tesis. Montar castillos de arena. Practicar magia. Pintar al óleo. Leer filosofía clásica. Conversar con los abuelos. Viajar por los fiordos noruegos. Visitar las pirámides aztecas. Coleccionar antigüedades. Confeccionar vasijas de barro. Cultivar plantas aromáticas. Leer historia de España. Practicar piragüismo. Ordenar el trastero. Abrazar a familiares y amigos. Tocar la guitarra eléctrica. Participar en un safari. Aprender bailes latinos. Montar y mantener un invernadero. Elaborar mermeladas caseras. Visitar la Catedral de León. Acoger a un niño desvalido en nuestro hogar.

  • Hacer la ruta jacobea. Crear una videoteca. Atravesar un río a nado. Participar en política. Salir a correr una hora diaria. Aprender bailes regionales. Diseñar moda femenina. Crear un videojuego. Limpiar el armario y ordenarlo. Observar a la gente que camina por la calle. Hacerse amigo del ferrocarril. Regalar vino. Leer libros de caballerías. Esculpir una estatua. Conocer San Miguel de Allende, México. Jugar al parchís. Diseñar disfraces. Cocinar un calderete. Estudiar arqueología. Recibir masajes. Aprender a bailar el tango. Jugar a los cromos. Hacerse cofrade de una hermandad. Salir a pescar. Estudiar las mariposas. Recorrer Paraguay. Visitar El Museo del Prado y su ampliación. Viajar a Portugal. Visitar el Valle del Jerte. Conocer los sanfermines. Salir a pasear al perro.

  • Aprender a cantar gregoriano. Participar en la comunidad. Preparar una fondue para los amigos. Diseñar joyas y enfilar collares. Pasear por Medellín. Coger setas. Hacerse experto en break dance. Visitar residencias de ancianos sin familia. Leer libros de ensayo. Regalar sonrisas. Construir una almadía. Hacer parapente. Estudiar Historia del Arte Latinoamericano. Elaborar el árbol genealógico. Tocar la guitarra eléctrica. Estudiar astronomía. Jugar al parchís. Aprender a cantar rancheras y corridos mejicanos. Visitar el español Palacio Arzobispal de Astorga.

  • Estudiar la pintura española del siglo XIX. Aficionarse a la música country. Plantar jazmines. Bailar bachata. Conocer el cine americano de los años 30 al 60. Crear la semana de las banderillas. Regalar bombones. Comer enchiladas. Tocar el arpa. Volver a la infancia. Organizar encuentros de amigos. Subir una montaña. Estudiar, leer, acercarse a textos sagrados. Aprender a cortar jamón. Visitar las pirámides del Sol y de la Luna en Teotihuacán. Visitar La Rioja y Extremadura.

  • Plantar rosales. Hacer un crucero por el mar Mediterráneo. Aprender protocolo. Andar en bicicleta. Componer música para coro. Montar una bodega. Jugar al tenis. Grabar música salsa. Hacerse masajista. Regalar poemas. Tocar el piano. Tomar una sauna. Subir a una montaña rusa. Aprender a hacer punto de cruz. Pasear por La Habana. Subir en globo. Sacarse el título de piloto. Aprender a bailar flamenco. Editar una revista. Hacer una crítica literaria o teatral. Bailar una “cueca” chilena. Estudiar Antropología. Coleccionar soldaditos de plomo. Crear un invernadero. Hacer una ruta por las islas españolas. Estudiar una carrera universitaria. Aficionarse a la oceanografía. Pasear por Lisboa. Componer villancicos. Jugar a las tabas. Tirar piedras en el río Guadalquivir. Perderse en la selva. Hacer macramé. Esculpir en mármol. Conversar con los nietos. Construir maquetas de aviones. Escuchar ópera. Escribir un guión cinematográfico. Visitar Brasilia y bailar en un sambódromo. Regalar bombones. Hacer la ruta colombina. Aprender carpintería. Ver pasar la vida. Entrenar un equipo infantil. Invitar a tortilla de patata con tomate. Jugar a los chinos. Leer cómics. Aprender a hacer caricaturas. Contar cuentos. Diseñar muebles. Tomar mate.

  • Visitar el Pirineo aragonés. Huir de la rutina. Saltar en pértiga. Robar sonrisas y besos. Visitar las cuevas de Zugarramurdi y conocer la historia de las brujas españolas. Hacer dulce de cereza. Organizar un mercadillo. Jugar al juego de cartas “el truco”. Donar sangre. Patinar sobre hielo. Visitar las islas colombianas del Rosario. Ayudar a un hermano a hacer los deberes. Acudir a una bolera. Viajar por Ecuador. Tomar cacao con leche. Apostar en una carrera de caballos. Visitar Perú en Semana Santa y conocer sus tradiciones.

  • -Visitar Chillida Leku (Guipúzcoa, España). Aprender alemán. Hacer paracaidismo. Participar en un club de fans. Recopilar cantos y bailes antiguos. Hacer una ruta por los Paradores de Turismo. Practicar la vela. Visitar Santiago de Chile y disfrutar de su gastronomía. Diseñar moda masculina. Abrazarse. Estudiar Paleontología. Hacer un curso de inglés empresarial. Tocar la armónica. Hacer gimnasia rítmica. Asistir a un ciclo de cine clásico. Visitar Toledo. Granada. Segovia. Salamanca .Estudiar la vida de ecuatorianos ilustres.

  • Sonreír. Concebir un hijo. Nadar. Probar el vino portugués. Hacer la ruta de los monasterios. Echar una botella con mensaje al mar. Hacer encaje de bolillos. Ver la filmografía completa de Robert Aldrich. Aprender latín y griego. Invitar a chocolate con churros. Tocar la flauta. Dibujar. Estudiar arte español paleocristiano. Hacer muñecos de nieve. Repujar plata. Probar la gastronomía colombiana. Aprender papiroflexia. Pasear por la ciudad portuguesa de Coímbra. Practicar paracaidismo. Diseñar logotipos. Embotar melocotón en almíbar. Visitar un balneario. Conocer todos los países hermanos del otro lado del Atlántico. Estudiar el renacimiento italiano. Hacerse monitor de campamentos juveniles. Recorrer Venezuela. Visitar la Sierra de Cazorla. Acoger niños abandonados. Descubrir la historia del tango. Jugar al monopoli. Participar en una romería. Crear un conjunto de rock. Hacer manualidades con miga de pan. Visitar la Patagonia. Componer una canción romántica. Visitar Los Reales Alcázares y la Catedral de Sevilla. Conocer la artesanía uruguaya.

  • Llevar a los sobrinos al teatro y al cine; al parque. Estudiar historia boliviana. Levantar piedra. Seguir una telenovela. Cultivar orquídeas. Tocar el violonchelo. Leer novela policíaca. Diseñar moda infantil. Montar a caballo. Jugar al yo-yo. Organizar un baile de disfraces. Hacer manitas. Montar un equipo de fútbol. Recitar poesías. Preparar un gazpacho. Coleccionar fósiles. Debatir sobre lo divino y lo humano. Visitar los valles del Pirineo navarro. Telefonear a familiares lejanos. Visitar un acuario. Estudiar el folclore peruano. Escribir cartas al director. Tomar el sol. Leer a los clásicos. Escuchar copla española. Conocer Colombia. Navegar por las rías gallegas. Pasear por Lima. Navegar por el Amazonas. Estudiar el Arte Románico español. Aprender francés.  Coleccionar relojes antiguos. Investigar las ruinas de Machu-Picchu. Regalar una cometa a un niño. Navegar por la red de redes. Jugar a baloncesto. Besar la mano de las señoras. Organizar una biblioteca. Colaborar con organizaciones de protección de la infancia. Hacerse amigo de los delfines….


  Comentar esta noticia para contarnos qué hacer tú cuando decides no ver más tele...


 


 




 

Hacesfalta.org Fundación Hazloposible | secciones: Iniciativas solidarias

 

Comentarios de esta noticia

  -19/05/2010
La lista es extensa, pero merece la pena sumarnos a alguna alternativa de la propuesta, ¡yo me ofrezco voluntaria! También, debo reconocer que la tele me gusta mucho, y que a veces me engancho con la adicción que genera la telebasura...aunque, rescatemos que en la tele, hay programas que merecen la penammmm...los de la 2?

Ayúdanos a mantener la calidad de los comentarios. Denuncia este mensaje si no es apropiado. Pincha AQUÍ

Raquel A. -20/05/2010
Hola, muy interesantes las propuestas, me las leere todas, para elegir por cual/es empezar.
Sobre la tele basura, la responsabilidad opino q es compartida, de quien emite mayoritariamente telebasura para sacar beneficio economico y de cualquier otro interes; y de los consumidores q nos "aborregamos" y vemos la basura que nos ponen.

Yo he dejado de ver la tele hace unos cuantos años, cuando de estudiante no tenia pasta para comprarme una tele, me gusto no tener tele, y ahora vivo en pareja y sin tele; veo las noticias en internet y los periodicos y peliculas en el ordenador y el cine. Es facil, como dejar de fumar, je je je.

Ayúdanos a mantener la calidad de los comentarios. Denuncia este mensaje si no es apropiado. Pincha AQUÍ

PaolaV_Hacesfalta.org -20/05/2010
Raquel yo soy de tu mismo club, hace también años que "dejé la TV" jajaja, por decirlo de alguna manera. En mi caso yo decidí "sacarla de mi habitación" porque me era demasiado tentadora. Estaba ella ahí, todo el tiempo demandándome que la encendiera y una vez que yo caía, no podía dejarla de ver por horas!

Entonces, como ella podía más que yo, la saqué de mi vida. Gracias a eso sueño mis propios sueños, ya no veo a ningún personaje de la TV cuando estoy dormida. Además de que la vida no se me va como agua, porque a poco no? viendo la tele no te das ni cuenta cuando ya se acabó el día...

La TV nos quita mucho tiempo que podríamos ocupar en vivir.

Ayúdanos a mantener la calidad de los comentarios. Denuncia este mensaje si no es apropiado. Pincha AQUÍ

marichus40 -20/05/2010
Yo dejé de ver la Tele-basura y no basura, una semana antes de que entrara en funcionamiento la TDT, en primer lugar como protesta por la TDT ya que si no se cambia la Programación que en su mayoría no vale para nada ¿de qué sirve tener la Televisión Digital...? de cualquier forma nos endilgan e imponen sus "verdades" su publicidad, sus engaños incluso en la forma de dar las Noticias; además al saber que la TDT funciona con el Sistema Haarp de Tecnología Militar Estadounidense y que lo único que pretenden con eso es tenernos controlados por todos los medios posibles y aborregados para que no reaccionemos ante las consecuencias negativas del Capitalismo pues no quería entrar en ese "jueguito" del Gobierno Global del que Zapatero ha decidido formar parte,...Y por si eran pocas razones, además pensaba que la TDT, ó los Televisores y Decodificadores seguramente estarían fabricados en Israel y con Tecnología del Lobby Sionista y teniendo en cuenta lo que ese negocio del Lobby Sionista podia implicar para los Palestinos pues tampoco darles beneficios económicos a los fabricantes de las Televisiones y Decodificadores...así por todas esas razones descarté de plano la Televisión, y la que tenía la he metido en una habitación de trastos que no utilizo ó utilizo poco. Llevo casi dos meses sin Tele y no la echo de menos en absoluto, me entero de las Noticias por Internet y además suelo consultar las de las Páginas Alternativas que son más objetivas y veraces, dedico mucho tiempo a escribir blogs, formo parte de una Plataforma de Solidaridad Avila por Palestina,...y estoy aprendiendo Arabe, lo cual también lleva tiempo...y cuando no pues me tomo un cafetito solidario escuchando a Ricardo Arjona... Prescindir de la Tele es como "el Comer y el rascar...que todo es empezar".Deberiamos de haber rechazado todos/as en bloque la TDT desde que empezaron a hablar de ella, porque se veía venir que era otro invento capitalista para tenernos dominados y controlados,...así igual habían dado marcha atrás antes de imponernosla a todos/as y además los millones de euros que han invertido en la TDT deberian haberlos invertido en solucionar la Crisis Económica y generar Empleo Estable en lugar de venirnos ahora con la Reforma Laboral, de las Pensiones, Sanidad...etc.

Ayúdanos a mantener la calidad de los comentarios. Denuncia este mensaje si no es apropiado. Pincha AQUÍ

  -20/05/2010
¡¡¡Gracias TDT!!!¡¡cuántas horas me has dado llevándote la tele de mi vida!!¡¡gracias, gracias, gracias y mil veces gracias!!tenías que haber llegado antes, pero gracias de todas formas.
¿Ves la tele un promedio de tres horas al día? bien. cuando rondes los 80 años, habrás estado frente a la caja tonta un total de 7 años de tu vida íntegros con sus días y noches. Écha cuentas, no miento, son matemáticas de las sencillas.
Y tras una jornada maratoniana de tele, te preguntan...¿que has visto? y la respuesta, suele ser...nada.
La tele, no es mas que un arma de distracción masiva, que lleva hasta nuestras cabezas aquella información que le interesa a sus dueños, siempre grandes maganates,y a los que este instrumento les hace aún mas poderosos. ¿Quién puede rivalizar con la tele? nadie. Si lo ha dicho la tele, vá a misa.
Hablamos como dicta la tele, comemos lo que anuncia la tele, queremos ser como los que salen por la tele, adoramos a los que salen por la tele...tremenda dictadora que podía haber sido usada para mejores fines.
No dudo que para algunos casos puntuales como gente impedida pueda ser una vía de escape y distracción muy buena, pero para la inmensa mayoría de la gente....
¡¡Yo no regalo ni un minuto mas a esa sometedora disfrazada de electrodoméstico!!

Ayúdanos a mantener la calidad de los comentarios. Denuncia este mensaje si no es apropiado. Pincha AQUÍ

annabeth -20/05/2010
Yo he estado hasta dos años sin tele, cuando vivía sóla, y estaba mejor, jaja. Actividades alternativas que hacía y continúo haciendo, pues la tele me causa hastío: Tocar el sintetizador, colaborar como voluntaria para proteger la infancia, animales y medio ambiente en care2 por internet, asistir a un taller virtual de escritura y escribir, ver las películas que lo elijo -esto es importante, que yo elijo- en mi ordenador.

Ayúdanos a mantener la calidad de los comentarios. Denuncia este mensaje si no es apropiado. Pincha AQUÍ

Gabi -22/05/2010
No veía mucho la tele de todos modos, pero muchas veces la encendía sin razón y al final te enganchas a cualquier basura-programa...hace varios meses decidí no apretar más el botón!! Me mudaré dentro de poco y no me llevo la tele...en el espacio que ocuparía lo rellenaré con los libros que estoy leyendo y leeré.
Desde los 8 a los 15 años no tuve tele en casa, se rompió y mis padres no compraron otra, me hice un carnet en la biblioteca local y me leí todos los libros para niños (y no tan niños que había), aparte de hacer mucho deporte y jugar con mis amigos en mi tiempo libre. Creo que no tener tele es una de las mejores cosas que le puede pasar a una familia!!!! Si son padres, no tengan miedo a vender la tele..romperla...no pasará nada...sólo va a aumentar vuestra calidad de vida.

Ayúdanos a mantener la calidad de los comentarios. Denuncia este mensaje si no es apropiado. Pincha AQUÍ