Blog / Noticias


10 casos inspiradores de voluntariado corporativo para el desarrollo

04/05/2013

Presentamos diez casos que consideramos inspiradores en diferentes aspectos de la gestión de un programa de voluntariado corporativo para el desarrollo


A final de abril organizamos el encuentro #InGoodCompanies Voluntariado Corporativo: Punto de encuentro entre empresas y ONG de desarrollo, y para la ocasión desde la Fundación Hazloposible identificamos diez casos inspiradores en voluntariado corporativo orientado a la cooperación.


Es importante destacar que estos ejemplos de colaboración en el ámbito del voluntariado corporativo para el desarrollo fueron elegidos por un aspecto de su modelo de gestión. Cada uno de estos casos bien puede ser una buena práctica por más de un motivo, pero decidimos destacar de cada caso sólo un elemento, el que consideramos más valioso y singular.


¿Cuáles son estas diez buenas prácticas? Son las podéis encontrar aquí, y que os pasamos a explicar un poco más en profundidad.



  1. ¿Cuántas veces se habla de innovación? Este concepto también se aplica a la colaboración entre ONG de desarrollo y empresas. Ambas tienen que esforzarse por identificar nuevas opciones de colaboración, donde las empresas aporten sus capacidades diferenciales, como en el caso de NH y Manos Unidas y su proyecto en Etiopía. Es importante esforzarse por descubrir proyectos que se puedan desarrollar en España sin necesidad de viajar a terreno.

  2. Las PYMES también tienen mucho que aportar, y las ONGD no deberían plantear los proyectos sólo a las grandes empresas. Un ejemplo: el Instituto Catalán de la Retina colabora con la Fundación Vicente Ferrer para formar a oftalmólogos en la India en un programa en el que participan profesionales del Instituto.

  3. Cuando alguna catástrofe ocurre, tod@s queremos aportar nuestro grano de arena, pero las empresas que quieren aportar su voluntariado corporativo deben ser conscientes del nivel de compromiso que supone hacer eso en situaciones de emergencia. Desarrollar un programa de este tipo, como Ericsson Response, exige que la empresa haya aprobado un proceso interno para movilizar a su plantilla ante estas situaciones y que la empresa se adhiera a los sistemas internacionales de respuesta ante las emergencias.

  4. En cualquier caso de voluntariado corporativo en cooperación al desarrollo, se precisa siempre la colaboración entre una empresa y ONG, y por eso es fundamental que esta relación se plantee en un plano equitativo y corresponsable. En esta línea, destacamos el modelo de Ferrovial, que en su programa Infraestructuras sociales prevé una comisión paritaria con la  misma participación de la empresa y de la ONGD para la gestión de los proyectos.

  5. Una de las claves en estos programas es la definición del perfil de los voluntarios. Tras acordar la colaboracion entre la empresa y la ONGD, es necesario concretar las tareas necesarias para ejecutar dicha colaboración y los perfiles necesarios para esas tareas. En este caso, destacamos a PwC y su programa Impulsa.

  6. Tras una selección objetiva y transparente de los voluntarios, llega otra fase clave como es la formación. El caso de Canal Voluntarios de Isabel II es relevante en este ámbito por incluir un programa de formación permanente que aborda tanto cuestiones técnicas sobre cómo resolver los problemas de agua en estos contextos, como cuestiones más genéricas relacionadas con la cooperación al desarrollo.

  7. En un proceso de voluntariado de este tipo el acompañamiento al voluntario es fundamental, que no se vea solo en las expectativas y emociones que surgirán en los diferentes momentos. El papel de ONG, expertos y voluntarios de años anteriores será crítico en este acompañamiento, por eso destacamos cómo lo hace Cooperantes Caixa.

  8. Prolongar la vinculacion del voluntario con el proyecto más allá de las semanas del viaje es una práctica muy interesante, y las TIC pueden jugar un papel importante en mantener esta conexión, como sucede en el proyecto San Paulo 2.0 de Iberdrola y Fundación Deporte Integra.

  9. Aportar todos los recusos disponibles de la empresa en este tipo de proyectos es ideal. Con independencia de si la acción de voluntariado corporativo es el punto de partida o una derivada de un proyecto social previo de la empresa, para conseguir impacto en un proyecto de cooperación al desarrollo es necesario que la empresa aporte todos sus recursos: económicos, voluntarios, relaciones con otras empresas, producto... como hace Fundacion Banesto y su program Turismo Solidario y Sostenible.

  10. Y para terminar, la medición del impacto, que se tiene que tener en cuenta desde el inicio del proyecto, como ha hecho SAP y su proyecto StarShea con PlaNet Finance. Es fundamental contar con conocimiento experto en medición y, obviamente, tener claramente consensuado el objetivo del proyecto.


Por supuesto, hay más casos inspiradores como los desarrollados por Accenture, Telefonica, DKV Seguros... y no son unos mejores ni peores, los aquí recopilados creemos que sí han gestionado muy bien el aspecto en el que han sido destacados. ¿Quieres compartir más casos y en qué crees que podrían inspirarnos?


 

Fundación Hazloposible | secciones: Voluntariado y empresa

 

Comentarios de esta noticia

Amparo Gea -08/05/2013
A unas calles de Museo Nacional Centro de Artes Reina Sofía, Sansueña abre espacios para tu exposición con apoyatura mediática.
NO ALQUILAMOS ESPACIOS, sino que abrimos la posibilidad de sumar sinergias en un espacio cultural nuevo.
Puedes proponernos montar tu exposición quincenal realizando un aporte de sólo 10€ el m2.
Estamos abiertos a propuestas colectivas o en solitario.
Nosotros te apoyaremos en difusión
Nuestros espacios:
Sala A 57m2
Sala B 17m2


Contacto: sansansuena@gmail.com

Mas info: www.elojocojo.org/test2/sansuena/sala-de-exposiciones/
914293307

Ayúdanos a mantener la calidad de los comentarios. Denuncia este mensaje si no es apropiado. Pincha AQUÍ