Blog / Noticias


Cómo el voluntariado te prepara para actuar por el clima y otros retos globales

16/12/2019

Pese a la decepción que generó el acuerdo final de la COP25, con tímidos avances para reducir las emisiones de carbono, el despertar de la consciencia ecológica de la sociedad civil parece no tener vuelta atrás para marcar el pulso de la agenda global. 


 




Numerosos activistas, con la Juventud por el Clima a la cabeza, exigen una alianza urgente entre esta generación y la anterior para que se respeten el pacto de no superar los 1,5º de temperatura que garantizarán la futura.

En este punto si te cuentas entre la mayoría de los españoles/as que, según una encuesta, consideran el cambio climático como la mayor amenaza del mundo, te preguntarás ¿cómo podré sumarme para elevar la presión colectiva por la justicia climática?

Pinchar la burbuja para entender nuestra posición en el mundo

Salir de la “zona de confort” desde temprana edad es clave para exponerse no solo a culturas diversas y enriquecer nuestro conocimiento del mundo. También permite que tomemos perspectiva de la huella ecológica que generamos, cómo impacta socio-ambientalmente con especial intensidad más allá de nuestras fronteras y la responsabilidad a asumir para compensarla.

Una buena oportunidad para ponerse las gafas verdes puede ser un voluntariado en el extranjero que incorpore inmersión cultural y educación experiencial. Si además combina un enfoque activista y una convivencia con personas locales que te permitan aprender de sus experiencias organizadas para adaptarse a los efectos del cambio climático, puede convertirse en tu escuela no formal para inspirar pequeñas acciones comunitarias a tu regreso.

También puede ser el punto de partida para estrechar alianzas norte-sur entre localidades y con ella compromisos comunes para respetar los límites planetarios.

Justicia Climática equivale a Justicia Social

Aunque Italia recientemente incluyó la materia del cambio climático en su curriculum académico, hay asignaturas que solo se aprueban mediante la vivencia.

Exponerte como voluntario/a, puede permitirte desarrollar a través de la experiencia cualidades interpersonales como el pensamiento crítico, el trabajo en equipo y la empatía. Un punto de partida para transformar tu inclinación solidaria en una vocación de servicio a largo plazo. ¿Imaginas que sea la chispa para una futura declaración de transición ecológica o para innovar en planes que mitiguen la desigualdad?

Un liderazgo ético pasa por reconocer en la práctica que las zonas más afectadas climáticamente son aquellas que menos emisiones generan y, paradójicamente, demuestran gran capacidad de resiliencia. Reconocer que la justicia climática equivale a justicia social incluye valorar las técnicas creativas y los saberes tradicionales que muchas comunidades del sur practican durante generaciones para sortear desde la desertificación de los suelos, hasta la amenaza de extinción de sus especies. Algo que ha supuesto la imposición externa de un modelo insostenible.

Salir para ser el cambio que queremos ver

Las actividades de voluntariado internacional pueden ser la ventana de oportunidad para retarnos a ser los agentes de cambio que el mundo necesita. Si “No hay planeta B” la emergencia climática apremia a que una generación entera se prepare en terreno para que foros como la COP sean ocupados a mediano plazo por jóvenes con plena capacidad y sensibilidad frente a los desafíos globales. Allí nos jugaremos las decisiones hacia sociedades más sostenibles y solidarias, y estas experiencias de voluntariado transformador pueden inclinar la balanza.

Hilda Pérez, Marketing and Communication Manager en AIPC Pandora


 ¡Haz voluntariado! 


 

Hacesfalta.org Fundación Hazloposible | secciones: Voluntariado

 

Este post no admite comentarios


PUBLICIDAD

Con el apoyo de: 

 

Visita hacesfalta.org empleo