Blog / Noticias


Consejos para hacer voluntariado con personas con discapacidad

16/05/2017

voluntariado personas con discapacidad

Muchas veces es complicado elegir qué labor de voluntariado realizar por el miedo que todos tenemos a no saber hacerlo bien. Cada colectivo tiene unas características y una manera de actuar diferentes, por eso, los profesionales de las ONG están siempre pendientes de los nuevos voluntarios y, en todos los casos, se recibe una formación básica previa para el desarrollo de la actividad.


Si estás pensando en dedicar tu tiempo a ayudar a personas con algún tipo de discapacidad, ya sea física o intelectual, en este post encontrarás consejos que te permitirán interactuar de manera más enriquecedora con las personas con discapacidad.


Antes de comenzar la actividad, es imprescindible que la entidad que organiza el voluntariado brinde a sus nuevos voluntarios toda la formación y conocimientos necesarios para que conozcan en profundidad el tipo de discapacidad con el que van a trabajar (auditiva, visual, intelectual, física o enfermedad mental), así como el perfil de sus beneficiarios y el enfoque de trabajo que se realiza en la organización a fin de no alterar los planes de acción, y esto pueda perjudicar a las personas con las que se va a trabajar.


Tu actitud debe ser como una relación de igual a igual, es como ellos quieren que les trates. No subestimes ni juzgues antes de tiempo a las personas con discapacidad. Además, debes hablar mirando a los ojos de la persona, no te dirijas a su acompañante. Pregunta antes de ayudar, no des por hecho que necesitan ayuda, ofrécete cuando creas que la persona puede necesitarla, y cuando les ayudes, hazlo con naturalidad.


Por supuesto que cada persona es un mundo, y cada tipo discapacidad también, por eso es importante conocer con cuáles vas a trabajar.



Al tratar con personas con discapacidad física, debes tener en cuenta que puede necesitar ayuda para alcanzar objetos, abrir puertas o ventanas… Si camina despacio o utiliza muletas, intenta ajustar tu paso al suyo. Si necesita hacer uso de una silla de ruedas, un andador o un teclado especial, y desconoces su manejo, no dudes en preguntarle al usuario por cómo puedes ayudarle. No olvides, que si te diriges a una persona en silla de ruedas, siempre que sea posible, debes intentar situarte a su misma altura y mirarle a los ojos.


Para el trato con personas con discapacidad visual, lo más importante es identificarte en el momento que te acercas a él o ella, para que sepa quién es su interlocutor, y no olvides avisar antes de ausentarte. Debes ser preciso y específico en el mensaje e intentar no sustituir el lenguaje verbal por gestos. Al acompañarla, debes ofrecerle el brazo y caminar un paso por delante.


Al dirigirte a personas con discapacidad auditiva, debes hacerlo de frente, para que pueda leer tus labios con facilidad cuando te esté mirando, evita dirigirte a la persona cuando se encuentre de espaldas. Si no conoces el lenguaje de signos intenta hablarle despacio y vocalizando claramente, con el rostro bien iluminado para que pueda leer tus labios, y asegúrate de que lo ha comprendido. Si tienes muchas dificultades para comunicarte, siempre puedes escribir aquello que quieres decirle.


Ante una persona con discapacidad intelectual o enfermedad mental, debes informarte primero de su condición y adaptarte a su capacidad, no le trates como a un niño, hazlo de acuerdo a su edad. Sé natural y respetuoso al dirigirte a él o ella, ayúdale en lo necesario y deja que se desenvuelva solo en las actividades que pueda llevar a cabo sin dificultad. Utiliza un vocabulario sencillo, para evitar confusiones, y asegúrate de que te ha comprendido. Ten paciencia si la conversación es más lenta que a lo que estás acostumbrado, procura ser paciente y flexible, y facilita su relación con otras personas.


Nunca olvides que tienen capacidades diferentes, como cualquiera de nosotros, y por eso debemos facilitarles la inclusión en la sociedad.


En el buscador de ofertas de voluntariado encontrarás multitud de oportunidades para dedicar tu tiempo, como voluntario, a personas con discapacidad. Y si tienes algún otro consejo que se nos haya escapado, puedes adjuntarlo en los comentarios.


 

Hacesfalta.org Fundación Hazloposible | secciones: Voluntariado

 

Este post no admite comentarios