Blog / Noticias


El poder de las aguas residuales para cumplir con los ODS

22/03/2017

Cada año, el día 22 de marzo se celebra el Día Mundial del Agua, con el objetivo de concienciar sobre la necesidad de trabajar juntos para conservar y gestionar de manera sostenible los recursos de agua dulce de nuestro planeta.


¿Sabías que sólo el 0.007% del agua existente en la Tierra es potable y que esa cantidad se reduce año tras año debido a la contaminación?


Con la intención de disminuir la cantidad de agua que se desperdicia, el lema del Día del Agua 2017 se centra en: “Aguas residuales, ¿por qué desperdiciar agua?”. Y con ello se pretenden proponer mejoras que ayuden a cumplir el 6º de los Objetivos de Desarrollo Sostenible fijados en la agenda 2030: “Garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos”.


En concreto se centra en el 6.3, donde se hace hincapié en “mejorar la calidad del agua, reducir la contaminación, eliminar los vertidos y minimizar la liberación de productos químicos y materiales peligrosos, reducir a la mitad el porcentaje de aguas residuales no tratadas y aumentar sustancialmente el reciclaje y la reutilización segura del agua”.


Según datos de Fundación Aquae, actualmente el 50% de la población mundial vive en ciudades, pero en el año 2050 se espera que este porcentaje alcance el 70%, lo que implica un aumento considerable en la demanda de agua.



 


Ante esta problemática, una de las soluciones pasa por aplicar técnicas de tratamiento de las aguas residuales ya que estas suponen una fuente valiosísima de agua, energía, nutrientes y otros materiales recuperables. Además, los beneficios que esto aportaría a la salud, al medio ambiente y a la industria son enormes, en comparación con los costes que habría que asumir para el tratamiento de las aguas residuales.


Es más, desde Fundación Aquae aseguran que únicamente con la mejora de la gestión de las aguas residuales podemos trabajar de golpe con otros de los objetivos de la agenda 2030. Porque, aunque este sea el objetivo que más se centra en mejorar las condiciones en las que se encuentra el agua en nuestro planeta, es cierto que hay otros que están indirectamente relacionados con ella, como pueden ser el 3º centrado en garantizar salud y bienestar de todos los pueblos; el 7º, que aboga por la generación de energía sostenible y no contaminante; el 11º que busca la creación de ciudades y comunidades sostenibles; el 13º, que hace referencia a la necesidad de “adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos”; o el 14º, que se implica en “conservar y utilizar en forma sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible”, entre otros.


Pero, ¿qué puedes hacer tú para mejorar el uso que hacemos los seres humanos del agua?


El primer paso es cambiar ciertos hábitos cotidianos, como dejar el grifo abierto mientras nos lavamos los dientes, desperdiciar agua en la ducha mientras esperamos a que salga agua caliente en vez de acumularla en un cubo que puede servir para regar o incluso tirar de la cisterna, utilizar productos químicos excesivamente agresivos para la limpieza del hogar, no arreglar rápidamente una avería en una cañería o grifo para evitar que siga soltando agua, y un largo etcétera que podemos completar cualquiera de nosotros con acciones que llevemos a cabo en nuestros hogares.


Pero es que además de eso, también es muy importante trabajar para concienciar a las generaciones futuras sobre la importancia del ahorro de agua y de la preservación del medio ambiente.


Por eso, si a la vez que cambias tu comportamiento en tu vida personal, quieres aprovechar para transmitírselo a los demás, ¿por qué no te apuntas a un voluntariado?


Puedes implicarte directamente en el cuidado del medio ambiente o en actividades de concienciación y consumo responsable. 




 


¡Encuentra tu oportunidad para proteger el medio ambiente!




 

Hacesfalta.org Fundación Hazloposible | secciones: Voluntariado