Blog / Noticias


La era posCovid necesita de mujeres líderes

31/12/2020

Como han advertido numerosas organizaciones mundiales, la crisis evocada por la pandemia del COVID-19 está incidiendo con mayor virulencia -al menos en términos sociales y económicos- sobre las niñas y mujeres al incrementarse las desigualdades preexistente. Es por ello que desde varios organismos se insta a que la nueva normalidad tenga rostro de mujer, animando a que se favorezca nuestra participación y liderazgo en el nuevo orden social.


 


Algunos de los organismos que insisten en la necesidad de que la realidad poscoronavirus cuente con más mujeres líderes:



  • ONU Mujeres ha denunciado en varias ocasiones los diferentes efectos adversos que la pandemia está generando, desde el incremento de las denuncias por violencia machista, al aumento de mujeres y niñas en riesgo de pobreza y exclusión social, así como la fuerte crisis de cuidados y la problemática global de los trabajos no remunerados. En este sentido, ya han anunciado que el tema para el Día Internacional de la Mujer 2021 será “Mujeres líderes: Por un futuro igualitario en el mundo de la Covid-19”, en consonancia con el tema prioritario del 65º período de sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer.

  • La Organización de los Estados Americanos (OEA), por medio de la Comisión Interamericana de Mujeres (CIM), defiende que la participación igualitaria de las mujeres en las decisiones y el enfoque de género son elementos fundamentales que deben incluir las políticas de mitigación y recuperación de esta crisis.

  • La United Cities and Local Governments (UCLG) WOMEN ha realizado un llamado a la acción de lideresas locales y regionales, con el fin de seguir luchando por la igualdad de género y promoviendo que el liderazgo de las mujeres no sea considerado más una excepción sino la nueva normalidad: “Es tiempo de ser ambiciosas y asumir la igualdad de género como una parte integral de la solución a los muchos desafíos que enfrentamos en términos de salud, clima, economía y derechos humanos fundamentales”, anunció la UCL Women en un comunicado.

  • La OCDE defiende que las líderes femeninas han facilitado resultados diferencialmente mejores: “los países dirigidos por mujeres son más igualitarios y tienen más mujeres en puestos de poder”, e insisten en que reducir la discriminación de género en América Latina y el Caribe pasa por dar prioridad a los grupos marginalizados de mujeres, según el Reporte Regional del Índice de Instituciones Sociales y Género (SIGI) para América Latina y el Caribe (ALC).


El mayor ejemplo de éxito de liderazgo femenino en el 2020: los países gestionados por mujeres en la pandemia

A un día de comenzar el 2021, el porcentaje de países gobernados por mujeres es del 7%, tan solo 20 de los 193 países miembros de la ONU, cifras aún muy lejanas de la paridad. Sin embargo, y pese a ser claramente minoría, los nombres de varias de ellas han sido citados en todo el globo como ejemplo de buena gestión, y es que los países que mejor están sobrellevando la actual crisis son aquellos liderados por mujeres. De entre todos esos nombres, el más repetido está siendo el de Jacinta Ardner, primera ministra de Nueva Zelanda, seguida de cerca por la canciller alemana Angela Merkel y otras gobernantes como la ministra de Taiwán o las primeras ministras de Finlandia, Dinamarca e Islandia. En sus medidas y políticas aplicadas ante la presente pandemia, ellas han sabido ser más resilientes y flexibles aunque igualmente determinantes, innovadoras en sus decisiones, han apostado por la empatía y la protección de los colectivos más vulnerables así como por la sensibilización de la población. Estas son probablemente algunas de las cualidades que necesitamos que tengan quienes nos gobiernen en la era post pandemia para afrontar el mundo que nos quede, las problemáticas surgidas y las ya preexistentes como el colapso medioambiental.




El reconocido escritor e historiador Yuval Harai, escribió al comienzo de la pandemia en un artículo para la revista Time, que necesitamos de un liderazgo confiable para llegar a controlar la presente crisis. Esta confianza es la base para que un líder pueda ejercer su influencia de manera efectiva y con la colaboración de aquellos a quienes lidera. Las mujeres, tradicionalmente abocadas a desarrollar una mayor empatía y una postura conciliadora por la socialización diferenecial, podemos y debemos empoderarnos a través de estos atributos y reivindicar aquellos que nos han sido históricamente negados, como la capacidad de mando, para convertirnos en parte de la solución al problema de la pandemia. Necesitamos de un liderazgo femenino consciente que favorezca la recuperación de la confianza perdida en los estados con políticas públicas eficaces que refuercen y garanticen el bienestar social. En los últimos meses hemos escuchado mucho la frase de que toda crisis puede esconder al mismo tiempo una oportunidad para quienes saben verla, ojalá que esta sea la nuestra y entre todas y todos sepamos llevarla adelante. Reconstruyamos un mundo desde la sororidad, creando redes que nos apoyen e impulsen, reconociendo los cuidados como una parte esencial de la vida y procurando que, de verdad, en el mundo del mañana no se deje a nadie atrás.

 


Realiza un voluntariado con mujeres que ayude a promover su participación e inserción social


 


Patricia Martínez Aparicio, equipo de Hacesfalta

Hacesfalta.org Fundación Hazloposible | secciones: Empleo en el sector social

 

Este post no admite comentarios


PUBLICIDAD

 

Con el apoyo de: 

 

 

Visita hacesfalta.org empleo