Blog / Noticias


Un nuevo paradigma, un nuevo lenguaje

14/03/2012

Foto de Flickr - Simba Tango

El nuevo modelo de relación entre empresa y ONG requiere un nuevo lenguaje, ya que no está basado en las donaciones, sino en la misión y la corresponsabilidad. Es la reflexión de Fernando Vidal, profesor de la Universidad Pontificia de Comillas.


Parece que el tema de las relaciones entre empresas y ONG está de moda. Al menos, esta es nuestra impresión tras asistir a la mesa redonda organizada por ESADE hace unas semanas, y después de acudir la semana pasada al Foro Empresas y ONG: ¿compartimos fines? ¿hablamos un mismo idioma? organizado por la Fundación Fernando Pombo, Entreculturas y Pueblos Unidos. En los dos actos se superó el aforo disponible, demostrando que es un asunto que despierta mucho interés. 


De dicho acto, vamos a quedarnos con la primera ponencia, la de Fernando Vidal, profesor de Sociología en la Universidad Pontificia de Comillas y presidente de Fundación RAIS. Su exposición se puede leer íntegra en el documento que encontraréis en su blog y creemos que merece mucho la pena por abordar la relación entre empresas y ONG desde una óptica profunda y retadora.


Su discurso se estructuró en base al nuevo lenguaje que debe adoptar la relación entre empresas y ONG, cuya sintaxis dispone de cuatro reglas básicas que a continuación resumimos. Hay que advertir que inició sus palabras diciendo a las empresas “no donen fondos” y a las ONG “no pidan fondos”, porque dar dinero es lo más barato. No compréis ni vendáis legitimación. Vamos con esas cuatro reglas:



  1. Pluralidad y tolerancia. Las empresas y las ONG necesitan conjugar sus activos en el ámbito de la economía y la comunidad, parte de las empresas sucede junto con las ONG, y parte de las ONG sucede junto con las empresas. Para esta tolerancia positiva es necesaria la permeabilidad entre los dos sectores. Superar la tendencia a demonizar a la otra parte de la relación o a querer hacerla funcionar bajo nuestra lógica. 

  2. Informacionalismo. La fuente de productividad, legitimación y desarrollo sostenible es la optimización de los procesos de captación, tratamiento y aplicación del conocimiento. La clave del informacionalismo es la comunidad de conocimiento, donde debe haber diversidad e interdisciplinariedad. Las ONG deben formar parte de las comunidades de conocimiento de las empresas, y las empresas deben formar parte de las comunidades de conocimiento de las ONG.

  3. La red. Se caracteriza por el empoderamiento, la inclusión, la polinización y las sinergias. Dar dinero no crea red sino clientelismo, y recibir dinero no necesariamente desarrolla una organización. La pregunta no es quién va a financiar la ONG o quién puede encauzar la RSC de la empresa, la pregunta es: ¿Quiénes van a ser mis socios?

  4. La misión es más amplia que el fin. Hay que trabajar la idea de corresponsabilidad. La misión de la empresa y de la ONG puede ser la misma pero con un fin diferente: la empresa lo orienta al negocio y la ONG a la comunidad.


De sus palabras en el turno de preguntas, destacamos dos ideas que aportan un nuevo punto de vista al sector y merecen una reflexión y maduración “las ONG deben decrecer para crecer mejor” y “cuando sea posible, apuesto por la nacionalización del Estado y la autogestión de los centros públicos”. Dos ideas que se deben entender en el marco de su exposición sobre ese lenguaje y relación que deben mantener empresas y ong. Y para quienes estén interesados en la relación entre empresas y ONG, el 22 y 23 de marzo se celebrará Foro de Alianzas Público-Privadas, donde participará la Fundación Hazloposible.


 

Fundación Hazloposible | secciones: Voluntariado y empresa