Blog / Noticias


Vejez y dignidad: una cuestión social

01/10/2020

Mujer y hombre de la tercera edad en un columpio

Hoy es el Día Internacional de las Personas Mayores y este año, más que nunca, los mayores merecen nuestra atención y reconocimiento. Por eso desde HacesFalta.org te instamos a conocer más detalles sobre los retos conjuntos respecto a este sector de la población, cada vez más numeroso, y a reflexionar acerca del valor que les damos como sociedad.


 


            ¿Por qué un día para las personas mayores?


    En este 1 de octubre se cumplen 30 años de la declaración del Día Internacional de las Personas de Edad, fecha establecida por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), para recordar el valor de las personas más vividas de nuestra sociedad, los que pertenecen a la llamada tercera edad, y sensibilizarnos al resto de la población sobre los desafíos y las problemáticas del envejecimiento en el mundo actual.

    Para comprender mejor la importancia de este día, veamos brevemente algunos de los datos más significativos:



    • Según cifras de la ONU, aproximadamente 1.000 millones de personas tienen a día de hoy más de 60 años.

    • Entre 2017 y 2030, se estima que el número de personas de 60 años o más crezca en un 46 por ciento, de 962 millones a 1.400 millones, superando en número a los jóvenes y niños menores de 10 años a nivel global.

    • Ya en 2018, por primera vez en la historia, las personas a partir de 65 años superaron mundialmente en número a los menores de cinco años.


    Todo indica a que este incipiente aumento de la población más longeva, será el mayor y el más rápido en el mundo actual, lo que nos lleva a insistir en la necesidad de proteger y hacer valer los Derechos de los Adultos Mayores y confrontar entre todos los problemas a los que se enfrentan.


    Aprovechando la fecha, las organizaciones que conforman la Mesa Estatal por los Derechos de las Personas Mayores, han elaborado un manifiesto donde reivindican aspectos como la urgencia de diseñar políticas públicas que les de voz propia, y les permita usarla para expresar ellos mismos sus necesidades. Entre sus reivindicaciones, destacan la propuesta de una ley integral que vele por los derechos de las personas mayores y la creacrión de una Convención Internacional de la ONU con este mismo objetivo de manera global, como ya existe con la infancia y las mujeres.


    Las personas mayores habitualmente han desempeñado un papel fundamental en las distintas sociedades como transmisores de conocimiento y costumbres y como cuidadores, tanto de las generaciones posteriores como de las tradiciones. Sin embargo, debido a las limitaciones físicas y/o mentales que muchos presentan y, sobre todo, a las barreras estructurales que como sociedad moderna les imponemos, son personas más vulnerables, y muchos acaban en situaciones de pobreza, quedan discapacitados o sufren marginación. Además, al condicionante de la edad se suman frecuentemente otros factores que incrementan las posibilidades de sufrir discriminación y vulneración de los derechos humanos, como son el nivel socioeconómico, el género, el lugar, la eduación, etc. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la Agenda 2030 reconocen que el desarrollo solo será efectivo si incluye a la población de todas las edades. Con esto en mente, para empoderar a nuestros mayores y salvaguardar las desigualdades generacionales necesitamos, por un lado, favorecer su participación en la vida social, política y económica, y por otro, poder garantizar su atención y cuidados.


    Respecto a estos últimos, si algo ha puesto de relieve de manera indirecta la actual pandemia global es que existe otra crisis latente en nuestro país además de la sanitaria y la económica, nos referimos a la crisis de los cuidados. La importancia de los cuidados para la sostenibilidad de la vida choca directamente con la poca visibilidad y reconocimiento que tiene este área de actuación en las economías globales -las cuales, tienden cada vez más a la externalización de dichas tareas desde el ámbito privado- además de la constante feminización y precarización subyacente a este sector (las mujeres realizan más de tres cuartas partes de los trabajos de cuidados no remunerados). Esta crisis versa sobre los que ya no resultan productivos para el sistema y que, por ende, bajo la lógica capitalista imperante, se consideran “sobrantes”, pero también nos habla sobre las que ya no quieren o no pueden cuidar y sobre la incapacidad de la sociedad, y de los hombres en particular, de asumir en conjunto su parte de responsabilidad en torno a dicho vacío de actuación.


    Puede que el virus se contagie de manera indiscriminada pero es evidente que afecta con mayor virulencia a la población envejecida. Por si eso fuera poco, la carga mental por el miedo a ser contagiados y la soledad a la que muchos de ellos se están teniendo que enfrentar tratando de proteger su salud física, están yendo en detrimento de su bienestar emocional y psicológico. Esto, junto a las tragedias que llevamos viviendo desde marzo en muchas residencias y centros de mayores de nuestro país por la falta de medios y las dificultades de atención, debería hacernos reflexionar acerca del valor que como sociedad atribuimos a nuestros mayores. Esta puede ser una oportunidad para revertir socialmente la consideración que tenemos hacia ellos de que son una carga y abrazar la sabiduría y experiencia acumulada que tienen para transmitirnos.


    En este sentido, la crisis de Covid-19, puede servirnos para poner el foco sobre este colectivo que tanto nos necesita ahora y reorganizar nuestras prioridades conjuntas, pero también para despertar en nosotros, como individuos, la necesidad de actuar para favorecer un mundo un poco más justo y amable con aquellos a quienes les debemos lo que hoy tenemos. 


    Si es tu caso, y estás interesadx en aportar tu granito de arena, aquí puedes encontrar todas nuestras ofertas de voluntariado con mayores.



 

Hacesfalta.org Fundación Hazloposible | secciones: Voluntariado

 

Este post no admite comentarios


PUBLICIDAD

 

Con el apoyo de: 

 

 

Visita hacesfalta.org empleo