Blog / Noticias


El voluntariado corporativo, ¿avanza o se estanca?

20/02/2011

Analizamos el estudio sobre de la situación mundial del voluntariado corporativo elaborado por el Global Corporate Volunteer Council y  nos preguntamos si realmente el VC sigue avanzando a pesar de la crisis


Hace unas semanas se celebró la Conferencia Mundial de IAVE  (International Association for Volunteer Effort) en Singapur, donde se publicó un documento sobre el estado del arte del voluntariado empresarial. Este trabajo presenta un resumen global sobre la situación actual del voluntariado corporativo a nivel mundial.


 


Por el ámbito tan amplio que abarca el estudio, su detalle es escaso y, en general, presenta una perspectiva positiva y optimista sobre la situación del voluntariado corporativo. Destaca su descripción de las características que presenta el VC en los diferentes continentes según su desarrollo alcanzado. También se hace referencia a ciertas constantes del voluntariado empresarial como las nuevas tecnologías, su medición, el voluntariado profesional, el voluntariado internacional...


 


Hay una frase del estudio, en el segundo párrafo, que llama especialmente la atención, “La recesión global parece haber fortalecido el voluntariado empresarial”. Al leerla surge un torrente de preguntas: ¿Es cierto que se ha dado este crecimiento? ¿La apreciación se debe al tono positivo del trabajo? ¿Hay datos que confirman o desmienten esta frase? ¿Es un fortalecimiento en calidad, en cantidad?


 


Cambio de actitud


En algún post previo también compartíamos esta apreciación: el VC no se ha visto perjudicado por la crisis actual, ya que sigue habiendo empresas apostando fuerte por el voluntariado. Esta actitud  debe servir no sólo para implicar a más empresas, sino para que sus programas mejoren en calidad e impacto social. Para conseguir estos programas de calidad, las empresas deben estar abiertas a las necesidades sociales de su entorno, pensando no sólo en sus objetivos internos de gestión de personas o reputación social. Las empresas pueden asumir un papel relevante como agentes sociales, y hacer frente a su cuota de corresponsabilidad en el desarrollo social.


 


También las ONG debemos asumir que las empresas pueden tener su papel, positivo, en la transformación social, y buscar nuevas formas de movilización de los recursos empresariales. En estos momentos, obtener dinero de las empresas puede ser una tarea "condenada al fracaso", pero las empresas pueden colaborar de muchas maneras. Obviamente, la participación de la plantilla es una opción muy valiosa, al ampliar la base de voluntarios de las entidades, porque pueden aportar conocimientos profesionales específicos, porque se amplia la base socia de la entidad... Y además de la plantilla, las empresas también pueden aportar sus contactos, herramientas de gestión, espacios, excedentes...


 


Esta posibilidad de movilizar recursos hace que las empresas puedan ser instrumentos poderosos para la creación de valor social. En esta construcción conjunta, es fundamental conocer y aceptar los objetivos que persigue la otra parte en la colaboración y, por supuesto, flexibilidad en los planteamientos. Sin que cada entidad pierda sus fines y formas de trabajo, pero buscando puntos de encuentro donde aprovechar las potencialidades de cada uno. Dedicar tiempo a encontrar estos puntos de encuentro posibilitará que la relación gane en confianza, y los proyectos tengan un mayor impacto.

Fundación Hazloposible | secciones: Voluntariado y empresa