Blog / Noticias


Rumores, malas intenciones y prejuicios

24/03/2010

rumor por noone

Un rumor es una verdad y una mentira a medias. Es un pedacito de información precaria pero encantadora, verosímil pero incontrastable, ambigua e irresistible. Cuanto más acaricia la tragedia y el escarnio, más fascinante y contagioso es.


¿Por qué? Históricamente, quienes detentan el poder han sido los celadores del conocimiento. Saber un secreto que amenaza a otros proporciona un sentimiento se superioridad a la vez que de autoprotección.


En donde se huele algo de poder, se crea un blanco de posibles rumores. Estos siseos han atacado infinidad de veces a las organizaciones de la sociedad civil, así como a la cultura de la participación.


El individuo aislado no representa una gran amenaza, mientras que las personas comprometidas con fines comunes y más amplios que el del mero beneficio propio ciertamente son un riesgo para un sistema económico-político-social que se desarrolla a pesar y a causa de la injusticia y la insostenibilidad de sus prácticas.


Estos son algunos de los rumores que dañan la acción de las ONG y de cualquier acción organizada de nuestra sociedad civil:



  • Yo no tengo nada que aportar –ni dinero, ni habilidades ni conocimientos especializados ni tiempo-.

  • Las acciones de desarrollo social deben de ser realizadas por el Gobierno, no por la ciudadanía.

  • De qué vale lo que yo pueda hacer en comparación con la magnitud del problema.

  • Yo tengo la buena intención de ayudar, pero me dicen que haga antes un curso o que me espere a no sé qué mes para empezar un voluntariado. Me molesta que no basta con mi buena intención, pero yo quiero actuar ahora.

  • No puedes saber con exactitud a dónde va el dinero que das.

  • No puedes ver con tus propios ojos los cambios que esa ONG está consiguiendo, te tienes que fiar.

  • No voy a hacer de voluntario cuando hay gente en la misma ONG cobrando, me parece inmoral cobrar en una ONG.

  • Hacer voluntariado hace que las ONG quiten puestos de trabajo remunerado.

  • Ya irán otros, ya donarán otros, ya lo harán otros.

  • Las ONG se quedan mucho del dinero y poco llega a su destino.

  • Para trabajar en una ONG necesitas forzosamente un enchufe.

  • Por más que hagamos, las cosas no mejoran nunca y cada vez estamos peor.

  • Siempre ha habido injusticia, pobreza, abuso y corrupción y siempre la habrá.

  • No se me ocurre por donde empezar.


Algunos de estos rumores son causados por la falta de información o descontextualización de los hechos, por el desconocimiento total e incluso por la mala intención.


Para desafiar estas verdades sin contexto ni beneficio, podemos empuñar algunas de estos anti-rumores:



  • Ante las dudas sobre las actividades y gestiones de una ONG en particular, podemos acercarnos a ésta para cuestionarla directamente, dándole la oportunidad de demostrarnos sus afirmaciones.

  • También podemos contrastar rumores generales que atañen a las ONG acercándonos a algunas de ellas, las que nos parezcan más objetivas y demandando orientación al respecto.

  • ¡Probar antes de hablar! Podemos dejarnos la vida en la lengua o podemos arriesgarnos a asumir una Oportunidad para comprometernos.

  • Informémonos sobre las fuentes de verificación – que las hay- que supervisan a las ONG, cómo son auditadas, a quiénes y qué cuentas presentan, cuales son los indicadores y resultados de los proyectos…

  • Es verdad, ya irán otros y, aún así seremos justamente los que no lo hagamos quienes nos estaremos perdiendo de ser parte de nuestra época, de nuestra cultura, de nuestro porvenir y las Iniciativas que lo forjan.

  • Si los cambios y logros de la acción solidaria no son visibles y, en cambio, la tentación de devaluar lo que se está haciendo en este sector nos antoja demasiado… ¡sospechemos de nuestra fácil propensión a auto-justificar la apatía!

  • Todo lo que ignoramos tiene respuesta en algún sitio, la cuestión es sacudirnos y buscarla y reclamarla.

  • Trabajar como voluntario o de manera remunerada requiere igual o mayor profesionalidad que hacerlo en cualquier otro sector. Vamos cambiando la actitud paternalista en la que “lo que sea vale”.

  • Podemos empezar por analizar qué podemos aportar cada uno, si no se nos ocurre, recurrimos a la Guía del voluntariado, a una amiga, al Foro, a Experiencias.

  • Acerquémonos a una comunidad en la que podamos hacer redes, compartir, conocer, aportar y recibir.


Tanto si trabajamos en una ONG como si somos voluntarios o aspirantes a voluntarios,


tengamos en mente lo siguiente:


Debemos permanecer conscientes, alertas y prestos al combate contra el poder negativo del rumor que paraliza las voluntades. Tengamos a la mano el conocimiento necesario para compartirlo con nuestras relaciones personales, hagamos un reguero de rumores positivos que alienten e inclinen la balanza a la participación organizada, estratégica, creativa, apasionada, plural y comprometida.


Lancemos y difundamos los rumores de poder constructivo que promuevan y fortalezcan la acción individual y colectiva. Vamos a re-transmitir recursos, información, oportunidades, mensajes, fuentes de corroboración, visiones y todo aquello que nos lleva a dar continuidad al diálogo y a las acciones en pro de el mundo que quisiéramos regalar a nuestras personas queridas, a las desconocidas y a nosotros mismos.


 ¿Qué rumores, malas intenciones o prejuicios quieres combatir hoy?


Socializa aquí tus ideas.


 

Hacesfalta.org Fundación Hazloposible | secciones: Voluntariado , Empleo en el sector social , Iniciativas solidarias