Blog / Noticias


Voluntariado corporativo contra la pobreza

14/04/2011

Foto de Flickr - Elena Nagore

De la mano de Fundación Codespa, os acercamos una serie de recomendaciones a la hora de organizar un programa de Voluntariado Corporativo para el Desarrollo


Hace unas semanas Fundación Codespa publicaba Ideas para maximizar los beneficios del Voluntariado Corporativo para el Desarrollo, documento de lectura obligatoria para las empresas que se planteen trabajar el voluntariado corporativo internacional.


Es de agradecer a Codespa su interés en trabajar este tema con otros agentes que participan en este ámbito y, después de recoger todas las opiniones, publicarlas en un documento estructurado y de calidad. Cada vez son más las publicaciones sobre voluntariado corporativo, el siguiente paso lo deberían dar las empresas, difundiendo sus programas de VC explicando sus procesos, resultados, experiencias buenas y malas…


 


La importancia de la primera fase


Tras la lectura de este estudio, queda una sensación dominante: la importancia de la primera fase. Como en todos los proyectos, las decisiones y el enfoque adoptados en su inicio son claves para su andadura y resultados posteriores. En este caso, en esta primera etapa una decisión clave es la elección de la ONG u organización facilitadora del programa. Se recomienda “estrecha relación, confianza mutua e historial de trabajo conjunto”.


Es muy interesante la mención a un debate que se planteó en los desayunos, sobre si los programas de VC deben ser apoyados por la empresa de manera altruista o deben reportar un beneficio a la misma. Esta diferencia en su concepción incide profundamente en la gestión de los mismos y en las expectativas generadas. La empresa que quiera acometer un programa de VC deberá posicionarse en este dilema y, a poder ser, en los primeros momentos del programa, para luego ser coherente en su ejecución y objetivos planteados.


En esta decisión sobre cómo abordar el programa, si como parte de la estrategia de la empresa o no, será determinante la experiencia previa de la empresa en relación con el VC. Será difícil que una empresa considere como estratégico un proyecto que se inicia sin una orientación clara o que sus primeros pasos no han sido exitosos. Y si nos estamos refiriendo a voluntariado corporativo para el desarrollo, será clave la experiencia y el compromiso previos de la empresa en la lucha contra la pobreza.


 


Proyectos corporativos de cooperación


También se hace referencia a dos realidades que nunca se deben olvidar en este tipo de proyectos: su coste económico y que los proyectos de cooperación al desarrollo son procesos a largo plazo. Pese a estos inconvenientes, la apuesta por el voluntariado corporativo para el desarrollo, si es estratégica, sí es rentable. Y si los objetivos estaban claramente definidos desde un principio, se podrá contar con métodos que acrediten el retorno para la empresa y el impacto social de estas acciones.


Un dato incorporado en el estudio que dejamos para la reflexión, a la mayoría de los empleados no les convence la RSC de sus empresas. ¿Se puede hacer algo para mejorar esta percepción?


 

Fundación Hazloposible | secciones: Voluntariado y empresa